Share Button

En el Cine Gaumont se presentará el libro “Compañero Raymundo”, y se proyectará el film “Los Traidores”, del Grupo Cine de la Base, que fue dirigido por el documentalista.


Este 27 de mayo se cumplen 40 años del secuestro y desaparición de Raymundo Gleyzer, un cineasta revolucionario que dejó una de las obras más contundentes e influyentes del cine documental latinoamericano.

Entre sus films más reconocidos se encuentran “México, la revolución congelada” (1971) y “Los Traidores” (1973) y muchos otros cortometrajes en soledad al principio y luego junto al grupo “Cine de la Base”, que él mismo creó, enrolados en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército del Pueblo (PRT- ERP) y que se destacaron por su compromiso político.

A propósito de esta conmemoración, este viernes el cineasta será homenajeado en el Cine Gaumont, ubicado en la Avenida Rivadavia 1635, en un evento con entrada libre y gratuita.

Ese día, instaurado como el Día del Documentalista por los y las documentalistas de Argentina, se presentará el libro “Compañero Raymundo”, con la presencia de las autoras Juana Sapire, compañera de vida y militancia de Raymundo y Cynthia Sabat. El libro fue publicado por el INCAA dentro de la colección Hasta la memoria siempre, que cuenta con obras dedicadas a Jorge Cedrón, Gerardo Vallejo y Fernando Birri.

Agenda:

A las 19: Presentación del libro “Compañero Raymundo” con la presencia de sus autoras Cynthia Sabat y Juana Sapire, compañera de vida y de militancia de Raymundo, presencia de compañeros del Grupo de Cine de la Base y miembros de ADN, DIC, DOCA, DocuDAC, PCI y RDI.

A las 19,45: Entrega por parte de la Comisión Provincial de la Memoria de los archivos de inteligencia sobre Raymundo recuperados de las garras de sus asesinos a su compañera Juana Sapire.

A las 20: Proyección de la copia restaurada y remasterizada de “Los Traidores”, del Grupo Cine de la Base dirigida por Raymundo Gleyzer.

Ray

“Sobre Raymundo Gleyser”, por Cynthia Sabat

Nació en Buenos Aires en 1941. Creció en el seno de una familia de actores de origen judío, y de joven se interesó en la fotografía y en la política. Estudió cine en la Escuela de Bellas Artes de La Plata, y dejó los estudios para viajar al nordeste brasileño a filmar su primer cortometraje, “La tierra quema” (1964). Trabajó como cronista y camarógrafo para el noticiero Telenoche de Canal 13, programa para el que produjo entre otras Nota sobre Cuba y Nuestras Islas Malvinas (elegida como el impacto periodístico del año 1966).

Dirigió films etnográficos, como “Ceramiqueros de Traslasierra” (1965) y “Pictografías del Cerro Colorado” (1965). Trabajó junto a Jorge Prelorán en “Ocurrido en Hualfín” (1966) y, tras varios años de viajes por Europa, llegó a México para filmar su primer largometraje: “México, la revolución congelada” (1971).

El documental fue prohibido en la Argentina, y logró estrenarse recién en 1973. Su compromiso político lo llevó a unirse al PRT-ERP, partido enrolado en la izquierda revolucionaria que se identificó con los ideales de la Revolución Cubana.

En 1971 dirigió “Swift”, comunicado filmado de una acción exitosa del partido que tomó estado público: el secuestro del cónsul inglés y su canje por comida y mejores condiciones laborales para los trabajadores del frigorífico. Más tarde dirigió “Ni olvido ni perdón”, film urgente sobre un hecho que marcó simbólicamente el comienzo del terrorismo de Estado en la Argentina: la fuga del penal de Rawson y la Masacre de Trelew, el 22 de agosto de 1972.

Raymundo Gleyzer creó el grupo Cine de la Base como forma de “colectivizar la inteligencia”. Conformado por Juana Sapire, Alvaro Melián, Nerio Barberis, Alberto Vales y Jorge Santa Marina entre otros, el grupo produjo su película más ambiciosa: “Los Traidores” (1973).

Se trata de una ficción basada en hechos reales que disecciona el funcionamiento de la burocracia sindical a través de la transformación de un líder obrero en un sindicalista corrupto. La película que desafiaba los tabúes políticos de la época fue exhibida en festivales internacionales, pero proyectada en condiciones de clandestinidad en sindicatos, fábricas, comedores y barrios humildes. Hoy es considerada como una obra cumbre del cine político latinoamericano.

En 1974 el grupo filmó “Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan”, sobre la huelga obrera en la fábrica INSUD, donde los trabajadores morían por contaminación por plomo en la sangre. Gleyzer ya era considerado internacionalmente como una de las voces más innovadoras y comprometidas del movimiento de cine militante latinoamericano que surgió en el continente en los años 70.

El 27 de mayo de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires por la dictadura militar, y llevado al campo de detención El Vesubio donde fue torturado. Aún hoy continúa desaparecido. En 2011 y 2014 los juicios contra el CCD El Vesubio culminaron con la sentencia a sus responsables tras 35 años de impunidad.

Los miembros de Cine de la Base se exiliaron en distintos países; parte del grupo que se refugió en Lima, Perú produjo junto a Jorge Denti «Las AAA son las tres armas» (1977). La Alianza Anticomunista Argentina (la Triple A) fue una organización paramilitar que se dedicó al secuestro y asesinato de militantes populares. A partir del golpe de estado de 1976 los militares argentinos superaron ampliamente esta modalidad represiva, “desapareciendo” a más de 30.000 personas.

En esta trágica lista se encuentra el periodista y escritor Rodolfo Walsh, quien 24 horas antes de ser secuestrado publicó la Carta Abierta a la Junta Militar, en la cual se basó el film.

Visits: 35
Share Button