Share Button

Por Edgardo Solano

En el primer libro de cuentos de Ricardo González, todas las historias están atravesadas, en mayor o menor medida, por lo acontecido en clubes, aunque luego tomen otros rumbos.

Clu

 

“Vida de club” es el primer libro de cuentos de Ricardo González y todas las historias que componen esta publicación están atravesadas, en mayor o menor medida, por lo acontecido en una institución deportiva, aunque luego tomen otros rumbos.

Lo que acontece cotidianamente en un club o en otros ámbitos deportivos es el punto de partida y el disparador de varios de los cuentos del libro, y también estos lugares funcionan como un punto de encuentro social de los personajes. A pesar que compiten en la actualidad como otros sitios de socialización, algunos más atractivos, los clubes aún no perdieron del todo esa batalla y siguen manteniendo esa posición, quizá sin el reinado de otros tiempos.

En este libro, publicado por Ediciones La Parte Maldita, más allá de los guiños deportivos, entre los protagonistas de estas historias emergen las pasiones, los desengaños, las infidelidades, el compañerismo y las traiciones. Un caddy de golf, por ejemplo, puede ser el respaldo incondicional de ex ricachón que cayó en la mala y también un profesor de tenis puede hacerle un desplante a quienes acudieron en su socorro en procura de una mejor puesto de trabajo.

También surcan las páginas del libro pequeñas traiciones juveniles y hasta una venganza de un juez de línea, ingrata profesión si las hay, sobre un viejo amigo que tuvo mejor suerte deportiva. Al igual de dos aspirantes a cracks que jugaban de memoria y a un toque, hasta que a uno de ellos le ganó la codicia, generado la derrota de su equipo.

Además, fluyen problemas sentimentales y amoríos furtivos y hasta un breve thriller psicológico, que tiene como protagonista a un jugador de fútbol que encuentra una fortuna y escapa raudamente ante sus supuestos perseguidores.

Con un lenguaje claro, directo y sin mayores rodeos, “Vida de club” invita a una lectura fluida y amena de estas historias breves que saben a reconocibles.

Ricardo González Aguirre nació en Buenos Aires, 1958 y creció en el barrio de Palermo. De todos modos, fue en Caballito, en el Club Ferrocarril Oeste, donde su infancia y adolescencia fueron marcadas por una intensa vida de club.

Este escritor sigue siendo futbolista (cada vez menos), tenista y golfista (cada vez más). Fue profesor de tenis, pero se recibió de arquitecto y hasta hoy está ligado al diseño de obras de arquitectura, muebles y objetos. Empezó a escribir ficción en el taller de escritura de Liliana Heker.

En la cocina de su taller cobraron forma la mayoría de los cuentos de este libro. Años más tarde formó parte del taller de narrativa de Claudia Piñeiro y actualmente participa del taller de Inés Garland, donde escribe apasionadamente “Familia de bien”, su segundo libro.

Visits: 97
Share Button