Share Button

Por Edgardo Solano

El 7 de marzo de 1917 la Original Dixieland Jazz Band publicó el primer tema de este género, que tuvo un origen marginal y que rápidamente conquistaría al mundo.

Hace exactamente un siglo, el 7 de marzo de 1917, la Original Dixieland Jazz Band (ODJB) publicó el primer álbum de jazz de la historia, una música que fue marginal en sus inicios y fue cambiando y mejorando su reputación con el correr del tiempo.

El disco no se grabó en Nueva Orleans, de donde era oriunda la ODJB y en cuyo marginal barrio de Storyville nació está música, condenada por entonces, sino en Camden, en Nueva Jersey. La grabación se produjo el 26 de febrero de 1917 y el material fue publicado finalmente el 7 de marzo.

“Livery Stables Blues”, el primer tema que grabaron, se convirtió en un abrir y cerrar de ojos en un enorme éxito que vendió millones de copias, superando a estrellas como el tenor italiano Enrico Caruso. Hasta entonces, ningún sello discográfico había osado con publicar algún tema de jazz y los catálogos se centraban en la música clásica y popular.

Esta formación pionera la integraban el clarinetista Larry Shields, el cornetista Nick La Rocca, el trombonista Eddie Edwards, el pianista Henry Ragas y el baterista Tony Sbarbaro. Vueltas del destino, este quinteto estaba integrado por blancos, a pesar de que los músicos negros fueron quienes sentaron las bases de este género y también fueron sus exponentes más destacados.

Todos los integrantes de la ODJB se habían presentados antes de esa grabación en diversas bandas de la escena de Nueva Orleans, desde 1905, pero el grupo surge en Chicago, por iniciativa del propietario de un club local, que los llevó desde el sur y los hizo debutar bajo el nombre de “Stein’s Dixie Jazz Band”.

Después de una disputa con éste mánager por temas económicos, se trasladaron a Nueva York, ya con el nombre de Original Dixieland Jass Band, aunque un anuncio de una actuación en el New York Times, ya en 1917, convirtió definitivamente el Jass en Jazz.

Luego de actuar con bastante éxito en Chicago y Nueva York hicieron sus primeras grabaciones para Víctor Records, en febrero de 1917, que incluyeron los temas “Livery Stable Blues” y “Dixieland Jass Step” (más tarde conocida como “Original Dixieland One step”), a las que seguirían otras como “Tiger Rag”, grabadas no obstante con anterioridad, en enero de 1917, aunque para Columbia Records, que las publicó más tarde.

En 1919, realizaron una gira por el Reino Unido, con Emile Christian en el trombón y J. Russell Robinson en el piano. Considerando que esta gira era excesivamente comercial, Robinson dejó la banda y fue sustituido por el pianista británico Billy Jones, que se convirtió así en la primera gran figura del jazz británico. La banda se disolvió en 1925, aunque hubo una reunificación en 1936 para realizar una actuación y grabar de nuevo su material original.

En 1917, cuando se registro esa grabación pionera, eran los años de Woodrow Wilson como presidente de los Estados Unidos. La segregación racial estaba institucionalizada en el país del Tío Sam y lo seguiría estando por décadas.

El jazz, (llamado jas, jass o jaz en sus inicios) formaba parte de la cultura de los barrios bajos y estaba condenado en círculos académicos, como en las Universidades de Harvard, Princeton y Yale, por ejemplo. Además, en los sectores clasemedieros se hacía lo posible para mantener alejados a sus hijos, y en especial a sus hijas, de este emergente ritmo de raíces africanas, que también recibió las influencias europeas y criollas.

A lo largo de su historia, el jazz pasó de ser una simple música de baile popular a una forma de arte reconocida en todo el mundo. Paralelamente a esta metamorfosis,  cambiaron también las actitudes hacia esta música, por ejemplo, en 1924, un periodista del New York Times se refería a ella como “el retorno de la música de los salvajes”, mientras que en 1987 el Congreso de los Estados Unidos de América declaraba al jazz como un “destacado modelo de expresión” y como un “excepcional tesoro nacional”.

Luego de aquella grabación y ya entrados los ’20, todas las compañías discográficas apuntaron a fenómeno del jazz. En “Los Años Locos” de la primera posguerra y antes del crack financiero de 1929 y en especial al inicio de la Segunda Guerra Mundial, el jazz cruzó el charco para invadir Europa y terminar de hacer masivo este estilo.

Este género nacido en los burdeles y en los barrios bajos de Nueva Orleans conquistó el mundo y el género luego fue creciendo y evolucionando a partir del talento y la impronta personal de sus ejecutantes y con sus múltiples subgéneros.

 

“Livery Stables Blues”

Share Button