Share Button

Por Edgardo Solano

Además de ser el representa de la banda, fue clave en pulir su imagen, por conseguir el primer contrato discográfico y gestionar la llegada de los Fab Four a Estados Unidos.

Hace exactamente medio siglo, el 27 de agosto de 1967, Brian Epstein, el primer mánager de Los Beatles y un hombre fundamental en el destino del grupo, fue encontrado sin vida con sólo 33 años de una sobredosis accidental de barbitúricos, más allá de versiones infundadas que dieron cuenta de un suicidio.

Este hombre clave en la vida de los Fab Four había nacido el 19 de septiembre de 1934 en una familia judía proveniente de Rusia y Lituania que había instalado una tienda de muebles y otros artículos en Liverpool. Vueltas del destino, allí la familia de Paul McCartney compró un piano mucho antes del nacimiento de la banda.

Quiso ser actor y se inscribió en la Royal Academy of Dramatic Art, donde tuvo como condiscípulos a Peter O’Toole y Susannah York. Este sueño se esfumó rápidamente cuando debió hacerse cargo de una parte de la empresa familiar dedicada a la venta de discos, instrumentos y partituras musicales, lo que lo vinculó al periodismo musical y a frecuentar a músicos.

Cuando supo que era homosexual, no se lo dijo a sus padres ni a sus hermanos, sino a su siquiatra, quien, violando su código de ética profesional, se lo contó a los Epstein. Absurdamente, el médico les aconsejó a los padres de Brian que lo enviaran un tiempo a Londres para que “recapacitara” sobre sus preferencias sexuales.

El propio Brian en sus memorias, escritas pocos años antes de su muerte, confesó lo difícil que le resultó aceptar su homosexualidad en un núcleo familiar tan conservador.

LEA TAMBIÉN: 

Hace 60 tocaban por primera vez John Lennon y Paul McCartney

Este joven encargado de llevar las riendas de su próspero negocio familiar, con sus frustraciones a cuestas, el 9 de noviembre de 1961 salió de su rutinario trabajo en la North East Music Stores (NEMS) para tomarse unos tragos en The Cavern Club.

Le habían pasado el dato que en ese bar tocaban cuatro jóvenes vestidos de jeans y camperas de cuero que sólo hacían covers de compositores estadounidenses y que venían de hacer una temporada en Hamburgo, donde habían logrado gran popularidad.

Esa noche tuvo su primer contacto con John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Pete Best, luego reemplazado por Ringo Starr, y de inmediato les ofreció ser su mánager. Los miembros del grupo aceptaron la sorpresiva propuesta de ese joven hombre de negocios.

“Quedé impresionado de manera inmediata por su música, su ritmo y su sentido del humor sobre el escenario. E incluso más tarde cuando los conocí también quedé impresionado por su carisma personal. Y fue en ese mismo instante en donde todo comenzó…”, dijo Brian sobre esa primera impresión.

En una reunión el 10 de diciembre de 1961 se decidió que Epstein se convirtiera en el representante de la banda, y los miembros firmaron un contrato de cinco años con él en casa de Pete Best el 24 de enero de 1962.

Brian nunca firmó el contrato, dando así la opción a Los Beatles de romper la relación en cualquier momento. Además, contactó a su representante anterior, Allan Williams, para confirmar que no le quedaba ningún vínculo con ellos.

En una de sus primeras medidas como representante de los Fab Four, les hizo cambiar los vaqueros y la campera de cuero por un atuendo más formal de traje y la corbata. También fue quien les recomendó el clásico peinado tipo “hongo”, una imagen característica del grupo.

Además, les pidió que hicieran una reverencia sincronizada al final para despedirse del público y que bajaran la intensidad en sus actuaciones y que sean más ordenados en sus shows.

La banda confiaba ciegamente en este joven de 27 años con un espíritu entusiasta, quien les puso, entre muchas otras, que los temas fueran firmados como Lennon/McCartney para evitar egos y conflictos posteriores, y que confiaran plenamente en él a la hora de tomar decisiones.

Después de ser rechazados por todas y cada una de las principales discográficas de Inglaterra, Epstein finalmente consiguió que la banda firmara por el pequeño sello Parlophone de la discográfica EMI. Epstein acudió a la tienda local HMV para transferir una cinta demo de Los Beatles a vinilo.

A un técnico de HMV, Jim Foy, le gustó la grabación y remitió a Epstein con George Martin, productor en la Parlophone. Martin accedió a conocer el grupo y planificó una audición.

Todos Los Beatles pasaron la prueba, excepto el batería Pete Best, al que Martin decidió sustituir en las grabaciones por un músico de estudio. John Lennon, Paul McCartney y George Harrison pidieron a Epstein que despidiera inmediatamente a Pete, y Ringo Starr tomó su lugar en la formación.

Cuando Elvis Presley no salía de gira por el mundo, gracias a Epstein, Los Beatles cruzaron el Atlántico y, tuvieron un recibimiento apoteótico en Estados Unidos, con avalanchas de chicas al borde del colapso emotivo. Este furor incluye el famoso debut en “El show de Ed Sullivan”, gestionado por el propio mánager, donde arribaron definitivamente a la gloria al ser vistos en vivo y en directo por millones de espectadores.

LEA TAMBIÉN: 

Subastan la partitura de “Eleonor Rigby”, de Los Beatles

Además de a Los Beatles, Epstein también manejó los hilos de las carreras de otros artistas, como Gerry & The Pacemakers, Billy J. Kramer & The Dakotas, The Fourmost y Cilla Black.

La muerte de Epstein se produjo un año después de que Los Beatles abandonaron las actuaciones en vivo y los integrantes del grupo no fueron al funeral a pedido de la familia de su representante, que temían un aluvión de fans.

Muchos con consideran a Epstein como el “Quinto Beatle”, un lugar que puede disputarle George Martin, y el responsable de haberlos disparado a la fama, a partir de tomar las riendas del grupo. Es innegable que los cambios estéticos de la banda colaboraron en la aceptación que tuvieron del público, los manejos empresariales del representantes también fueron clave y también se encargó de manejar con éxito las tensiones internas.

Por otra parte, el talento que emergía de la banda los pudo haber llevado a ese lugar de estrellato tarde o temprano y hay quienes relativizan la gestión de este representante estrella, mientras que otros sostiene que Los Beatles no hubieran sido los mismos sin él.

Opiniones al margen, los propios integrantes de la banda reconocieron que no fue lo mismo seguir adelante sin él y el grupo comenzó a resquebrajarse sin la presencia de Brian, hasta se consumó la separación de los Fab Four tres años después.

Share Button