Share Button

La serie es un drama histórico sobre la reina Isabel II de Gran Bretaña, que está agobiada por la forma en la que la vida de sus familiares.

Netflix estrenó la segunda temporada de “The Crown”, la serie de drama histórico sobre la reina Isabel II de Gran Bretaña, ganadora de dos estatuillas en la última edición de los Globo de Oro y otros tres premios Emmy de la Academia de Televisión estadounidense.

La nueva entrega consistirá en 10 episodios de una hora en los que podrá verse a Isabel II (Claire Foy) agobiada por la forma en la que la vida de sus familiares es reflejada en las publicaciones de cotilleo inglesas, en particular la de su marido y príncipe consorte, Felipe de Edimburgo (Matt Smith).

Además, el final anticipado del mandato de su tercer primer ministro, Harold Macmillan, le agrega una presión extra a una mujer que llevaba diez años en el trono pero aún era sumamente joven.

La serie hará un salto temporal respecto del final de la primera temporada, en la que Isabel II debía hacerse asumir el gran peso del reinado tras la muerte de su padre en 1952, el rey Jorge VI.

Su inexperiencia e inseguridades para lidiar con el cargo, con la inusitada exposición mediática y el tener que lidiar con la difícil personalidad de figuras políticas como la de Winston Churchill (un genial John Lithgow), han dejado paso ahora a un temperamento más seguro.

LEA TAMBIÉN: 

George Clooney vuelve a la TV después de dos décadas con “Catch-22”

Creada por Peter Morgan, la temporada comenzará con soldados de las fuerzas armadas del Reino Unido luchando una guerra ilegal en Egipto y dará testimonio, desde la óptica de uno de los personajes más poderosos de los últimos 65 años, de los principales acontecimientos políticos y sociales que configuraron la década del sesenta.

Share Button