Share Button

La novela de la autora británica, sobre esa criatura monstruosa creada de partes humanas, se mete en los dilemas humanos y científicos de su época.

Se cumplen 200 años de la primera publicación en Londres de “Frankenstein o el moderno Prometeo” de la escritora británica Mary W. Shelley, obra de terror protagonizada por esa criatura diseñada con partes humanas, que dejó al descubierto los dilemas humanos y científicos de su época.

Esta obra cumbre de la literatura de su tiempo y del género del terror generó un tendal de adaptaciones en el cine y en la televisión, al margen de ser parodiada por doquier.

La novela narra como el joven doctor Frankenstein crea, con las partes de diversos cuerpos humanos, un ser monstruoso al que logra darle vida.

En contraposición a su aspecto, el monstruo es bondadoso pero se convierte en un ser malvado ante el  horror que produce ante la mirada ajena y mata a su propio creador.

A propósito de este desenlace trágico, la novela plantea dilemas humanos y científicos todavía muy vigentes 200 años después al denunciar las atrocidades que se sostenían en nombre de la ciencia y la razón.

Después de su publicación, el libro en un principio fue hecho añicos por las críticas literarias, pero tuvo una buena respuesta de parte de los lectores.

A partir de este furor literario, las salas teatrales comenzaron a realizar montajes con la historia de Frankenstein que popularizaron su éxito y en 1910 se filmó la primera película muda sobre la historia.

Más tarde, en 1931, el cineasta James Whale creó la imagen más famosa del monstruo, que en el film lo protagonizaba el actor británico Boris Karloff.

Desde entonces, la novela inspiró, y lo sigue hacindo, a un tendal de películas, obras de teatro, animaciones, cómics y literatura.

Mary Wollstonecraft Godwin nació el 30 de agosto de 1797 en Londres (Inglaterra). Era hija única del filósofo William Godwin y de la escritora feminista Mary Wollstonecraft (escribió en el año 1792 “Reivindicación De Los Derechos De La Mujer”), quien tenía una hija de soltera llamada Fanny, concebida tras sus relaciones con Gilbert Imlay.

Su madre falleció pocos días después de su nacimiento a causa de unas fiebres contraídas en el momento del parto. Su padre se casó con posterioridad con la viuda Mary Jane Clairmont, quien ya tenía dos hijos de su anterior matrimonio. Mary creció y se educó en un ambiente intelectual y progresista que marcó fuertemente su personalidad

Además de “Frankenstein” Mary Shelley también es autora de otros títulos menos conocidos, como la novela futurista “El Último Hombre” (1826), la novela histórica “Valperga” (1823) o “Mathilda”, un relato incestuoso escrito en 1819 que no vio la luz hasta el año 1959.

Murió a causa de un tumor cerebral el 1 de febrero de 1851. Tenía 53 años. Está enterrada en la iglesia de San Pedro, ubicada en la localidad británica de Bournemouth.

 

Share Button