Share Button

Con actuación de Silvia Villazur y dirección de Laura Yusem, trata sobre una mujer al que la negación de su propio nombre le desata profundas angustias existenciales.

Una nueva versión del unipersonal “El nombre”, de Griselda Gambaro, que trata sobre una mujer al que la negación de su propio nombre le desata profundas angustias existenciales, con actuación de Silvia Villazur y dirección de Laura Yusem, se presenta los viernes a las 20.30 en El Camarín de las Musas, ubicado en Mario Bravo 960.

Una mujer que vive en la calle perdida entre recuerdos y olvidos. En su inexorable destino como sirvienta, cada una de sus patronas le cambió el nombre a su antojo, anulando su identidad. Enferma y sola, su nombre es hoy un grito desgarrador que jamás nadie le quitará.

María es el único personaje visible, los demás son nombrados por ella. Este personaje funciona como víctima en tanto que es receptora de la opresión de sus empleadores, tal opresión consiste en cambiar arbitrariamente su nombre según las necesidades o gustos de estos, quienes, una vez que consideran no necesitar más de sus servicios, la despiden sin mayores explicaciones.

LEA TAMBIÉN: 

“Chocolate Amargo”, una obra sobre el abuso infantil

Laura Yusem fue bailarina y coreógrafa en la Argentina, Perú y Cuba y desde la década de 1970 es una prestigiosa directora escénica con obras como “El canto del fantoche lusitano”, de Peter Weiss, “Archivo general de Indias”, de Paco Urondo, “Boda blanca”, de Tadeusz Rozewicz.

La pieza tiene escenografía y vestuario de Magda Banach con asistencia de Luciana Hernández, composición musical de Cecilia Candia, asistencia de sonido de Alejo Trosman Rapela, iluminación de Leandra Rodríguez con asistencia de Agustina Gómez, producción ejecutiva y asistencia de dirección de Gabriela Levy-Daniel.

Share Button