Share Button

Por Edgardo Solano

El 21 de diciembre de 1988 fallecía el líder de Virus, uno de los grupos que puso el rock patas para arriba en los ‘80 y dejó un valioso legado.

El 21 de diciembre de 1986, hace 30 años fallecía víctima del Sida, Federico Moura, cantante y líder de Virus, una banda clave del rock argentino de los ´80 y que dejó un enorme legado a las generaciones venideras.

El rock argentino había nacido a fines de los ´60, pero cuando tenía más de una década de vida pateó el tablero con influencias lindantes con la new wave y con raros peinados nuevos, que tuvieron a Virus y su vocalista como principales referentes.

A pesar de los detractores de siempre, el movimiento se modernizada y hasta con canciones bailables y con letras cargadas de ironía, todo un sacrilegio para entonces, aún en plena dictadura.

Es entonces cuando Federico Moura regresa de su estancia en tierras brasileñas para ponerse al frente de Virus, la banda que compartió con sus hermanos Julio y Marcelo y con otros músicos de La Plata.

El grupo debutó discográficamente con “Wadu-Wadu”, en 1981, pateando el tablero de lo que se había hacho hasta entonces en el rock argentino, y al año siguiente redoblaron la apuesta con “Recrudece”.

Al margen de lo musical, Virus innovaba con sus puestas en escena en los shows en vivo, mientras ganaban detractores y comenzaban también a saltar a la masividad junto a otros grupos de esa generación, como Los Abuelos de la Nada y Los Twist y, posteriormente, Soda Stereo.

Las letras de la banda también eran puestas bajo la lupa, con muchos críticos que las tildaron de pasatistas y frívolas, cuando en realidad esas líricas decían mucho de lo que podía percibirse en una primera escucha, con críticas sociales escritas entrelíneas.

Con algunos cambios en la formación y también ampliando las búsquedas estilísticas que navegan armoniosamente entre el rock y el pop, lanzaron  “Agujero interior”, “Relax” y “Locura”, de los que se desprendieron clásicos y hits radiales por doquier.

Ya instalados en la elite del rock argentino, fueron animaron de un sinnúmeros de festivales, mientras que a Federico las compañías discográficas le impedían que hable de su identidad sexual, con la supuesta intención de que no afecte las ventas en el público femenino.

Ante este pedido, el cantante apeló a la ironía con el tema “Sin Disfraz” como respuesta, mientras seducía desde el escenario con su fina estampa.

El grupo se aliaba artistamente con Roberto Jacoby, que aportó varias letras a los platenses, y a las performances que aportaba Jean François Casanovas, integrante de Caviar.

El clip de “Superficies de placer”

“Virus Vivo” y el notable “Superficies de placer”, grabado en Brasil con Federico ya afectado por su enfermedad cierran la discografía de la  banda con su cantante original.

Federico Moura había nacido en La Plata, el 23 de octubre de 1951, el mismo día que Charly García, y las influencias musicales le llegaron por madre, docente y pianista aficionada.

Aún con la formación de Virus lejos de su radar, Federico fue parte del under y de la bohemia platense fue parte de Dulcemembriyo, Las Violetas y Marabunta.

Luego de esas experiencias, se exilió en Río de Janeiro y padeció la desaparición de su hermano mayor Jorge, un militante del Ejército Revolucionario del Pueblo, por parte de un grupo de tareas de la dictadura.

Las muertes precoces en el rock argentino de los ´80 habían comenzado con Alejandro De Michele, en 1983, cuando el integrante de Pastoral tenía sólo 28 años.

Mientras que la Federico Moura completó la triada de pérdidas de Luca Prodan y Miguel Abuelo, otros referentes ochentosos.

Cuestionado sin miramientos por quienes poco entendían de los cambios que se venían, Federico Moura fue un artista exquisito y el tiempo puso las cosas en su lugar para un justiciero reconocimiento.

 

Share Button