Share Button

Se trata “Femicidio. Un caso, múltiples luchas”, donde la directora convirtió un proceso personal en una acción colectiva.

Mara Ávila, en su documental “Femicidio. Un caso, múltiples luchas”,  convirtió un proceso personal en una acción colectiva que le permitió transitar el duelo por el asesinato de su mamá, en 2005, compartiendo el trayecto judicial y la cobertura mediática del caso.

La historia comenzó el 19 de julio de 2005, María Elena Gómez salió con su pareja, Ernesto Jorge Narcisi, en LA Ciudad de Buenos Aires. Esa noche Narcisi la mató a puñaladas.

Los medios comunicaron la noticia como un “crimen pasional en Puerto Madero”. A diez años de ese hecho Mara Avila, hija de la víctima, puede resignificar ese supuesto “crimen pasional” como un femicidio y decide realizar un documental en primera persona, para darle un nuevo sentido político, desde lo subjetivo y desde lo social, a su mayor tragedia familiar.

Mara tenía 24 años cuando asesinaron a su madre y tuvo que desarmar el departamento que compartían, el centro de inglés que dirigía María Elena (Miss Mariela, para sus alumnos), y aprender a ser querellante en la causa contra el homicida que, en 2007, fue sentenciado a ocho años de cárcel por homicidio simple.

“Femicidio. Un caso, múltiples luchas”, que contó con el apoyo del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales, se puede ver en el porteño Cine Gaumont, ubicado en la Avenida Rivadavia 1635.

Share Button