Share Button

La obra de Patricia Suárez cuanta la historia de dos jóvenes que cruzan el Atlántico desde Varsovia a la Argentina luego de la Primera Guerra Mundial.

“La Varsovia”, con dramaturgia de Patricia Suarez y dirección de Mirén Ramondegui, regresa a escena los sábados a las 20,30 en el Teatro Gargantúa, la sala ubicada en Jorge Newbery 3563.

Con asistencia de dirección de Marina Serruya, el elenco lo completan Bela Spatik, Cecilia Lucero, Keonardo Pérez y Nicolás Di Bella.

Luego de la devastadora Primera  Guerra Mundial, y con la esperanza de comenzar una nueva vida, Rachela, una joven campesina de familia religiosa, zarpa de Varsovia rumbo a tierras extranjeras en un viaje que cruza el Atlántico hasta las lejanas costas de América del Sur.

A lo largo de esta travesía, ella  no estará sola: la acompañan su prometido, Schlomo (también polaco y de religión judía), que supo construir su negocio de importaciones en Argentina; y su futura cuñada y tutora, Mignón, otra joven compatriota, que se ocupa de administrar el fructífero comercio  de pieles de su hermano.

Sin embargo, lo que prometía ser  un viaje de liberación, terminará por someter a estas dos mujeres, atrapadas en una red de poder y corrupción que las dejará a merced de criminales dispuestos a explotarlas hasta despojarlas de su condición humana.

LEA TAMBIÉN:

“Muñeca brava”, un clásico de Carlos Pais, en Espacio Tromvarte

La temática de género que aborda  la obra enmarcada en la década de 1930, es un espejo de la realidad contemporánea que padecen cientos de mujeres todos los días en nuestro país y en el mundo.

Entre 1906 y 1930 operó, en Argentina, una red internacional de trata llamada Zwi Migdal que, disfrazada bajo el título de «Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia», se especializaba en la prostitución forzada de mujeres de origen hebreo, provenientes de Europa del Este. Sus puntos neurálgicos  funcionaban, en Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca, Tres Arroyos y también en Montevideo.

 

Visits: 53
Share Button