Share Button

Por Edgardo Solano

El cantante y compositor lanzó su segundo álbum, en el que fluyen bellas composiciones con un sonido acústico  con aires de folkore y otros estilos. Lo presenta el 23 de abril en Café Vinilo.

Luego de exhibir rápidamente sus credenciales con “Last Pamperito”, su primer opus, Facundo Galli lanzó “Liebre”, su nuevo álbum, casi monopolizado por un amable sonido acústico y también por el formato de canción con aires folklóricos, más allá de la variedad de ritmos que fluyen en este trabajo.

Luego de haber presentado en sociedad este trabajo en sociedad en distintos escenarios, este artista saldrá a escena para seguir mostrando su nuevo material el sábado 23 de abril en Café Vinilo, ubicado en Gorriti 3780, en el barrio porteño de Palermo.

Las doce canciones de “Libre” están firmadas por el propio intérprete, que es uno de esos cantautores que no necesitan mucho más que su guitarra criolla para contar sus propias historias por la riqueza de sus composiciones. De todos modos, esos temas no pierden su frescura original al contar con arreglos y con una mayor instrumentación.

Este trabajo suena homogéneo de principio a fin, a pesar de transitar por distintos caminos más próximos al folklore, a la canción popular, aires camperos, al rock argentino y hasta por un coqueteo con el jazz de otros tiempos. Tampoco se rompe esa amalgama por los distintos instrumentos que se suman en cada canción, que pueden ir de un charango y un bandoneón, a los arreglos de acuerdas o al solo de una melódica.

“Liberar”, con aire folklórico y el aporte de un charango, se encarga de abrir el disco. Luego, en un formato de canción, el disco sigue de buen talante con “Caminito de tierra”, con una delicada introducción a capela, y con la bonita “Pulgar”.

El título de “Liebre” de este álbum no es elección casual, porque es un animal frecuente en las tierras del este artista, un paisaje de campo casi orillas del Atlántico, y además es una criatura audiza para quien quiera capturarla sin práctica. “Liebre es una palabra criolla que contiene la palabra libre, y eso me pareció muy bello. También tiene que ver con mi infancia en Chapadmalal, donde había muchas liebres”, explica Galli.

Con sus sutiles arreglos de cuerdas, los aires folklórico regresan en “De cauce lento” y prosiguen en “Zazú”, con alguna reminiscencia sonora al litoral argentino y con el porte del bandoneón ejecutado por Manu Cáreter.

Uno de los picos elevados de este álbum, que tampoco evidencia baches creativos, es “Collar” con algo de bossa en el pulso de la guitarra y con interesantes arreglos de voces y el aporte de una melódica. “Cantando para decir” y, en especial, “2 o 3 palabras” con el cello de Soledad Ochoa, son otros dos temas a resaltar.

El disco se comienza a despedir con “Foxtrot”, con un sonido jazzero que remite a Los Años Locos, y cierra con la bucólica “Los tilos”.

A Facu Galli lo secundan Los Pamperitos, la banda integrada por Sebastián Massa en contrabajo, Juan Ormaechea en batería, y Miguel Blank Entin en charango, guitarra y percusión.

También aportaron lo suyo en “Liebre” Sergio Quinto en coros y guitarra; Anto Valese en coros; Soledad Ochoa en cello; Manu Cáreter en bandoneón, melódica y coros; Seba Dorso en piano; e Ivo Ferrer en voces.

Un largo y sinuoso camino

Este joven es compositor, cantante y guitarrista, prometedora figura de los sub 30, nació en Mar del Plata, pasó parte de su infancia en Chapadmalal y reside actualmente en Temperley, en la zona sur del Gran Buenos Aires.

En el año 2012 publica su disco debut “Last Pamperito”, donde combinó armonosamente la canción de autor con elementos del folklore argentino y latinoamericano y la música pop.

Entre 2013 y 2014 presenta este primer disco en la ciudad y diferentes puntos de la provincia de Buenos Aires. También realizó y lanzó el videoclip de tema “Cuervito”.

A comienzos de 2015 viajó llevando su música al Noroeste argentino y en junio del mismo año fue seleccionado en la categoría de música por la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires, por lo cual a lo largo de cuatro meses participó de diferentes experiencias musicales y se presentó en escenarios como Ciudad Cultural Konex y Niceto Club, entre otros puntos de Ciudad del Buenos Aires y del Conurbano.

«Caminito de tierra»

Visits: 368
Share Button