Share Button

Por Edgardo Solano

El 29 de noviembre de 2001 fallecía este creativo, original y talentoso músico, que logró meter un puñado de grandes canciones ante el liderazgo de John y Paul en los Fab four.

george-harrison-guitar

La interna de Los Beatles estuvo siempre bien definida con un marcado liderazgo compartido, con tensiones de por medio, entre John Lennon y Paul McMcCartney, quienes tomaban las decisiones sobre el camino artístico del grupo y monopolizaban la composición de la mayoría de las canciones. Ringo Starr tenía asumido sumisamente su rol que incluía, que además de ejecutar la batería con maestría, cantar un tema por disco y mantenerse casi en silencio en las disputas intestinas.

George Harrison tenía un talento desbordante y se fue ganando su lugar, aunque nunca el que que mereció realmente, a fuego lento en las sombras ante el doble comando que ejercieron John y Paul en el manejo del grupo, con sus egos y vanidades de por medio.

Hace exactamente 15 años, el 29 de noviembre de 2001 fallecía este creativo, original y talentoso músico en Los Ángeles, en una propiedad de Paul en la que el George fue a pasar sus últimos días en intimidad. Murió a causa de un cáncer de pulmón y de las metástasis que le produjo esta enfermedad.

Antes de morir, se había reunido en forma absolutamente privada con Paul y con Ringo para limar asperezas con sus ambos. “Abandonó este mundo como vivió: consciente de Dios, sin miedo a la muerte y en paz, rodeado de familiares y amigos”, fue el comunicado de la familia y cree que sus cenizas fueron arrojadas al río Ganges, en la India, pero nunca fue confirmado por su entorno.

George había nacido en una de las tantas familias proletarias de Liverpool. Tuvo su primera guitarra a los 12 años y como otros británicos de su generación fue influenciado por la rock & roll y el blues que venía del otro lado del Atlántico. Con sólo 15 años intentó ingresar a Los Quarrymen, el nombre primal de Los Beatles, y pesar de que Lennon lo veía aún como a un niño, la insistencia de McCartney posibilitó que forme parte de la banda. De todos modos, al reticente John le resultaba increíble que ese guitarrista tenga ese bagaje musical a esa edad tan temprana.

Con George como primer guitarrista, Los Beatles vivieron sus días de Hamburgo y también su trajinar por discográficas, en las que fueron rechazados en varias oportunidades. Todo cambió cuando EMI les dio una prueba, la que pasaron finalmente, y fueron un éxito de inmediato.

En “Please please me”, el primer opus del grupo, George cantó una versión de “Chains”, cuando aún no era el vocalista de otras épocas. Su primera composición fue “Don´t Bother Me”, incluía en “With The Beatles”, ya con un mejor registro y adelantando lo que sería su sutil voz en las canciones venideras.

Con no más de un par de canciones incluidas en cada disco de la banda, George obtuvo rápidamente sus credenciales como un exquisito compositor, en especial en épocas en las que navegaron en la experimentación y en la psicoledia.

“Something”, “Here comes de the sun”, “Taxman”, “While my guitar gently weeps”, “If I Needed Someone”, “Within You Without You”,  “You Like Me Too Much” y “I Want To Tell You”, entre otras, pertenecen Harrison.

george-harrisonTambién fue un gran guitarrista líder, secundado por sólida guitarra rítmica de Lennon, logrando solos antológicos, algunos riffs poderosos y sutiles arreglos. Su aporte en las seis cuerdas nunca tuvo las estridencias desmesuradas de los virtuosos y siempre puso su guitarra al servicio de la canción. George además encontró su lugar dentro los Fab Four a través de la inclusión de elementos de la cultura hindú y de sus instrumento como el sitar, siendo un gran discípulo de Ravi Shankar. 

De perfil bajo, casi silencioso, nunca fue amante de la histeria que se montó alrededor de la banda y desde su sitio se convirtió en el Beatle favorito de millones de fans, a pesar del contante eclipse que sufrió de Lennon y McCartney.

Después de la separación de lo Fab Four Harrison publicó el disco triple “All Things Must Pass”, en 1970 y cuando recién tenía 28 años, siende el primer álbum de un Beatle en solitario. En ese trabajo volcó gran parte del material acumulado que no había podido grabar con su ex grupo y también “All things must pass”, uno de sus grandes clásicos.

Poco después organizó con Ravi Shankar “The Concert for Bangla Desh”, el primer concierto benéfico de la historia del rock y predecesor de eventos benéficos como Live Aid.

Su carrera como solista tuvo picos de éxito y también otros momentos en los que se refugió en el silencio, dedicándose a otras actividades extramusicales como el cine y un libro en el que plasmó su autobiografía.

Harrison se casó por primera vez con Pattie Boyd, una atractiva joven que luego sería la mujer de su amigo Eric Clapton. Luego se unió sentimentalmente con la mexicana Olivia Trinidad Arias, con quien tuvo único hijo, Dhani.

Participó como guitarrista en grabaciones de una largo listado de artistas y de bandas como Badfinger, Ronnie Wood, Billy Preston y Eric Clapton. También cofundó con Bob Dylan, Jeff Lynne, Roy Orbison y Tom Petty el supergrupo Traveling Wilburys.

Harrison casi corre el mismo destino que Lennon, cuando un sujeto con las facultades mentales alteradas ingresó a su casa en 1999 e intentó apuñalarlo, en un traumático episodio que, junto a su esposa, logró controlar.

Este ex Beatle, que renegó siempre de su condición de ex, con su perpetuo bajo perfil y a su agudo sentido del humor, dejó un legado imborrable a partir de sus composiciones y por ser una adelantado en haber introducido la música de oriente y de otras latitudes en el sonido del rock.

“Something”

Share Button