Share Button

Estas piezas de los pioneros del cine serán sometidas a este proceso como celebración de los 120 años de la invención del cinematógrafo y para la muestra “Lumiere! Le cinéma inventé”.

Poster_Cinematographe_Lumiere

Unos doscientos filmes de los hermanos Louis y Auguste Lumiere, pioneros del cine, serán restaurados en Francia como celebración de los 120 años de la invención del cinematógrafo y como parte de la exposición “Lumiere! Le cinéma inventé”.

La exposición podrá visitarse del 27 de marzo al 14 de junio en el Grand Palais de París, el monumental edificio de tejado acristalado construido para la Exposición Universal de 1900, donde el arte de los hermanos Lumière fue apreciado.

Además de mostrar todo el patrimonio fílmico de los Lumière “gracias a técnicas digitales nunca utilizadas en una exposición”, la exposición ofrecerá también una exploración global de la aventura industrial de la familia, que incluye la creación del autocromo en 1903, la primera fotografía a color, informaron los organizadores en un comunicado.

La exposición tendrá curaduría del delegado general del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, y del crítico Jacques Gerber.

Auguste y Louis Lumière fueron los dos ingenieros franceses que iniciaron el procedimiento cinematográfico con la primera proyección pública, en 1895.

Se suele considerar a estos galos como los inventores del cine pero a finales del S. XIX, existían otros con procedimientos capaces de proyectar imágenes o fotografías animadas. En Francia, el Praxinoscopio atraía mucho público en el teatro Grévin, mientras que en Estados Unidos, Thomas Edison intentaba imponer el uso del Kinetoscopio.

De todos modos, ninguno de estos aparatos consiguió el éxito del Cinematógrafo presentado por los hermanos Lumière el 28 de diciembre de 1895 en el Grand Café de París. Este aparato era capaz de rodar, revelar y proyectar una película y fue de inmediato considerado técnicamente superior a todos los demás.

Al ser propietarios de una fábrica de productos fotográficos y al estar familiarizados con las escenas de la vida cotidiana, los Lumière experimentaron su nuevo aparato filmando su entorno.

Así, “La salida de las fábricas Lumière” fue su primera obra. Rápidamente, se rodó una docena de películas como “El regador regado”, donde un chico se divierte a expensas de un jardinero o “La llegada de un tren a la estación de La Ciotat”, proyección que generó estupor a los espectadores haciéndoles creer que iban a ser arrollados por una verdadera formación ferroviaria.

Share Button