Share Button

La obra del premio Nobel de Literatura cuenta con la traducción de Rafael Spregelburd y con la dirección de Maria Pia Molina Brescia.

“El amante”, un clásico del dramaturgo Harold Pinter, premio Nobel de Literatura 2005, sale a escena los miércoles a las 21 a partir del 8 de junio en el espacio porteño Teatro El Tinglado, ubicado en Mario Bravo 948

Esta puesta cuenta con la traducción de Rafael Spregelburd y con la dirección de María Pía Molina Brescia. Mientras que el elenco lo completan Umbra Colombo y Nicolás Litvinoff.

“El amante” es uno de los textos más característicos del dramaturgo inglés Harold Pinter, en el que relata cómo un matrimonio deja de lado su rutina y cotidianidad para reafirmarse como pareja a través del amante que cada uno de ellos, en total conformidad, acepta.

Richard y Sarah son un matrimonio estable y aparentemente feliz. La obra comienza cuando antes de marcharse a su trabajo, él le pregunta a ella si esa tarde recibirá la visita de su amante. Ella, con total naturalidad, le responde a su marido que no regrese al hogar hasta antes de las seis.

No hay distinciones concretas entre realidad y ficción, ni entre lo verdadero y lo falso. Una cosa no es necesariamente verdadera o falsa; puede ser al mismo tiempo verdadera y falsa.’ Creo que estas afirmaciones aún tienen sentido, y aún se aplican a la exploración de la realidad a través del arte. Así que, como escritor, las mantengo, pero como ciudadano no puedo; como ciudadano he de preguntar: ¿Qué es verdad? ¿Qué es mentira? La verdad en el arte dramático es siempre esquiva”, señala el autor.

Por su parte, Rafael Spregelburd, el traductor sostiene que: “’El amante es una de sus obras más canónicas. La obra se llama The lover. Y cierta tendencia a leerla de una manera determinada nos lleva a traducir el título por El Amante. Pero atención: lover carece de género y si se quiere es lícito pensar que la obra puede llamarse también La amante. El lector inglés puede, al menos, cuestionarse por que una moral particular lo lleva a inferir que el título está en masculino (obviando la posibilidad de que la amante del título sea ella y no él) cuando el procedimiento de la pieza subvierte esa misma moral. El lector está avisado y ya verá a que me refiero. La lectora está avisada, también.”

“En ‘El amante’ tenemos la ambigüedad de las personalidades puestas al servicio de un ritual erótico del que no sabemos si devela la personalidad oculta de los esposos o si es fruto de una búsqueda de lo que no está permitido. Las fantasías del matrimonio sólo son posibles a partir de la construcción de otra personalidad”, acota la directora María Pía Molina Brescia.

Share Button