Share Button

Por Mauricio Amaya

El músico “La Transformación”, una de las figuras del rock argentino, editó “La Transformación”, un disco algo denso e impermeable, y con algunas canciones directas y muy lúcidas.


Palo Pandolfo es una de las figuras del rock argentino que siempre transitó calles laterales, oscuras y cuyos pasos por la escena popular fueron más bien esporádicos. La búsqueda de la complejidad sonora y lírica quizás sea su característica más clara, aquello que lo convirtió en un músico “de culto”.

En esa incursión por las profundidades, salió hace un par de meses “Transformación”, un disco algo denso e impermeable, y con algunas canciones directas y muy lúcidas que se destacan.

La apertura con la potente “Drácula” marca el ritmo denso que persistirá en casi todo el disco, con un riff bien marcado. Poco después viene “Morel”, el tema del disco, con una cadencia del rock de los ‘90 y un estribillo pegadizo. “Jugué con esa cosa del displacer. Tiene como la puteada típica del rock. Con el tiempo descubrí que el tema habla de la guerra de los sexos”, confió el músico.

En “Un reflejo”, el cuarto tema del disco, es quizás el más pleno por sus cambios de ritmo y su letra intensa y existencial.

Personajes como la “mujer vampiro” de “Drácula” vuelven a aparecen en varias canciones, como el caso de el pescador redimido de “Un reflejo”, los amantes desencontrados y solitarios de “Morel”, o la joven adicta de “La Fuga”.

“Es un tema para mis amigos, que les gustan esas cosas raras. Es un tema bien enfermo, que empieza hablando de una drogadicta que perdió el swing. Se pone denso el tema y habla de alguna manera de la locura”, reveló.

La crudeza rockera del ex líder Don Cornelio y Los Visitantes se luce con “Sonido plateado”, “Galáctica” y “Niña de metal”.

El disco fue grabado casi en su totalidad con la banda tocando en vivo, en un intento de Pandolfo por registrar un sonido particular. Al respecto, Palo recordó que “casi todos los discos que nos gustan, de jazz, de tango, de rock, fueron grabados así”.

“Por un lado, hay una banda que se pone el guante y le calza bien, y sumale que hay una compañía apostando al proyecto. Me gusta el sonido logrado, es cálido, muy gordo, tiene furia. Hubo mucha producción. Se conjuga todo para que haya un disco de peso”, explicó Pandolfo, muy entusiasmado por este disco que se postula como uno de los mejores del año.

“Drácula”, en vivo en Vórterix 

Share Button