Share Button

Por Mauricio Amaya

Un repaso y un recorrido por vida y la obra de este talentoso artista nigeriano, creador de un género que se nutrió de de sonidos tribales autóctonos combinados con el jazz y el funk.

El escenario es como un buque, en el que los músicos son marineros experimentados que se ensamblan a la perfección. La percusión marca el avance, lento, mar adentro. Luego se suman los teclados, vientos, guitarras, bajo y coros, mientras que desde el timón, Fela Kuti marca el avance a toda marcha con su órgano y saxo. En los momentos de quietud, Fela protesta contra las injusticias sociales.
La agitada vida de Fela Kuti es sin dudas material para libros y películas. Este nigeriano irrumpió en la escena musical de los ‘60 con un estilo tan particular que enseguida se convirtió en un género a nivel mundial: el afrobeat, una combinación de sonidos tribales autóctonos combinados con el jazz y el funk.  
Hijo de una feminista y de un músico, Fela hizo dos viajes que lo marcaron a fuego: en 1958 (a los 20 años), viajó a Londres a estudiar medicina, pero cambió de planes y estudió música. Enseguida formó la Koola Lobitos, su primera banda.
En 1963, volvió a Nigeria, rearmó la banda, y en 1969 Fela haría su segundo viaje fundamental, a Estados Unidos, donde descubrió el movimiento Black Power y a las Panteras Negras que lo influenció en su visión política. Allí formó “Nigera 70”.
En los ‘70, ya en Nigeria, su popularidad creció y comenzó a sufrir persecuciones oficiales a causa de sus ideas. La Policía intentó involucrarlo en muchas oportunidades en asuntos de drogas. De allí salió el disco “Expensive shit”, y en 1977 llegaría “Zombie”, un ataque directo al ejército nigeriano.
El disco fue tan exitoso que el gobierno lanzó diversos ataques contra su estudio Kalakuta Republic; en uno de ellos 1.000 soldados atacaron la cooperativa y Fela fue herido gravemente, y su madre de 77 años fue lanzada por una ventana. El estudio fue destruido totalmente y allí también desaparecieron cientos de grabaciones originales.
En 1978 Fela se casó con 27 mujeres, muchas de ellas cantantes y bailarinas, conmemorando el aniversario del ataque a Kalakuta Republic. Las bailarinas pasaron a ser una parte fundamental de los conciertos. Pintadas, danzando de forma libre, generaban una verdadera atmósfera tribal en cada presentación.
Enseguida formó su propio partido político, al que llamó “Movimiento del pueblo”, y en 1979 se postuló para presidente en la primera elección en más de una década, pero su candidatura fue rechazada. En esos momento creó una nueva banda a la que llamó “Egypt 80” y continuó grabando discos y realizando giras por su país.
En 1983 se postuló nuevamente para presidente, y otra vez sufrió la persecución policial y fue encarcelado bajo el cargo de contrabando. Tras 20 meses en prisión fue liberado cuando cambió el gobierno, y Fela se divorció de 20 de sus esposas. En 1989 lanzó el disco “Bestias sin nación”, en el que atacó duramente a Margaret Tatcher, Ronald Reagan y al gobierno militar de Nigeria.
En los ´90 su actividad comenzó a mermar y falleció en 1997, víctima del HIV, aunque sus seguidores todavía declaran que murió por los reiterados ataques que sufrió desde el gobierno de Nigeria a lo largo de 20 años de activismo político en pos de una África socialista y libre. 
Fela Kuti & Africa 70, “V.I.P. 1/2”, en vivo en Berlin en 1978: 

Share Button