Share Button

La primera película del director llegaba a las salas hace un cuarto de siglo y transformó con el tiempo en un verdadero clásico.

Hace exactamente un cuarto de siglo irrumpía en las salas “Reservoir Dogs”, o “Perros de  la calle” para parte del mundo hispano, la primera película de Quentin Tarantino, con la que arrancó su filmografía y con que sentó las bases de su estética y con la que empezó marcar su propio estilo.

Esta película se estrenó en 1992 y su estreno no rompió con las taquillas de inmediato, pero se convirtió  a fuego lento, y con el paso del tiempo, en un auténtico objeto de culto del Séptimo Arte.

En las escenas, Tim Roth, Harvey Keitel, Chris Penn, Steve Buscemi y Michael Madsen dieron vida a una banda de criminales que se haría para siempre con un lugar en la historia del cine. Estos seis criminales profesionales son contratados por Joe Cabot (Lawrence Tierney) y su hijo Nice Guy Eddie (Chris Penn) para un trabajo. No se conocen entre sí y se mantienen en el anonimato, escondidos bajo nombres de colores: el señor Naranja (Tim Roth), el señor Blanco (Harvey Keitel), el señor Rosa (Steve Buscemi), el señor Rubio (Michael Madsen), el señor Marrón (interpretado por el propio Quentin Tarantino) y el señor Azul (Edward Bunker).

Estos muchachos preparan minuciosamente el robo a un almacén de diamantes, pero la policía aparece inesperadamente en el momento del robo convirtiéndolo en una verdadera masacre y todo hace sospechar que hay un traidor infiltrado. Luego, reunidos a puertas cerradas en un viejo almacén abandonado, los sobrevivientes se enfrentan entre sí intentando descubrir quién los condujo a esta situación límite.

“Perros de la calle” ubicó al,  hasta entonces desconocido, realizador en las puertas del Olimpo de la industria cinematográfica. En esta película comenzó a marcar un estilo en el que la acción brillaba por su ausencia, pero sin escatimar en escenas sangrientas, además de sus grandes diálogos que hicieron de este film un clásico.

Quentin Tarantino, quien antes de consagrarse como director se ganaba la vida en negocio de videos en Los Ángeles, originalmente iba a rodar la película junto a sus amigos con un raquítico presupuesto de 30 mil dólares en un formato de 16 mm y con el productor Lawrence Bender, quien sería quien realizaría el papel de “Eddie Cabot”.

De todos modos, todo cambió para el director ítalo americano cuando el actor Harvey Keitel se involucró en el proyecto a través de la esposa del profesor de actuación de Bender. Esta docente le dio una copia del guion a Keitel, quien estuvo no sólo de acuerdo en tener un papel en el film, sino también en coproducirlo.

Con el aporte  Keitel, el presupuesto se infló a 1,2 millones de dólares para la realización del film, demasiado frondoso para una película realizada de forma independiente, pero una escueto de lo que sería una típica producción de Hollywood.

Dos años después del estreno de “Perros de la calle”, Tarantino estrenó “Pulp Fiction”, su película consagratoria y con la que terminó de instalar su sello propio. Su última aventura fue “The Hateful Eight”, su novena película al margen de otras dos en la sólo estuvo detrás de las cámaras en algunos fragmentos.

 

Share Button