Share Button

La cantante británica se quedó con cinco premios, mientras que el Duque Blanco logró cinco distinciones póstumas.

Adele fue la gran ganadora en la 59° edición de los Grammy al conquistar cinco premios, uno de ellos al mejor álbum del año, al igual que el fallecido y también británico David Bowie, quien recibió cinco distinciones póstumas.

La cantante británica se llevó los trofeos a mejor álbum del año y mejor álbum vocal pop tradicional, ambos por “25”, así como los de mejor grabación del año, mejor canción del año y mejor actuación pop en solitario, los tres por el célebre “Hello”. 

Mientras que Bowie, fallecido en enero de 2016, se llevó los cinco premios póstumos a los que había sido nominado: mejor canción rock (“Blackstar”), mejor actuación rock, mejor álbum de música alternativa, mejor diseño de empaque y mejor ingeniería musical en un álbum de música no clásica, todos ellos por su último disco de estudio, “Blackstar”, el número 25 de su carrera.

El “Duque Blanco” no lograba un Grammy desde que en 1984 lograra el premio al mejor video en formato corto, por “Jazzin’ for Blue Jean”.

Otro nombre destacado de la entrega de premios en el Staples Center de Los Ángeles fue el de Chance the Rapper, que se alzó con los Grammy al mejor artista novel, mejor álbum rap (“Coloring Book”) y mejor actuación rap (“No Problem”, junto a Lil Wayne y 2 Chainz).

Share Button