Share Button

Por Edgardo Solano

Este dúo, luego haber publicado un auspicioso álbum debut, regresa con un notable trabajo en el que conviven aires folklóricos con otras búsquedas estilísticas.

Seba 3Luego de su auspicioso primer opus, “Los tiempos de empezar”, Seba Dorso y Marcos Monk lanzaron “Un segundo”, un disco que bucea armoniosamente en los distintos sonidos de la música argentina, con aires folklóricos, un par de milongas y hasta una melodía en clave spinetteana.

La variedad de estilos, en torno a la amplia música argentina, que conviven en “Un segundo” sabe a coherencia y homogeneidad y desenmascaran el sonido logrado por este dúo en este nuevo álbum, en el que vuelven a apostar por sus propias composiciones.

Por esto, los aires litoraleños de “Suerte” cuajan a la perfección con la milonga “Todo al revés”, y lo propio ocurre con la sutil y bella “Hoy pienso en enormes ventanas” con “Ojos de pez”, con una metáfora spinetteana en el título y el track donde se escucha la influencia del rock argentino de este dueto. También tocan otro pico alto en “Viento nómade”, la canción que cierra el disco.

En este disco, donde sus gestores no se preocupan (y con razón) en que batea habría que ubicarlo, además de las manos de Seba Dorso en el piano y en la melódica y de los rasgueos, punteos y bornodeos de Marcos Monk, se suma la percusión de Tomás Abramovich, que aporta matices desde la ejecución de los metales, los parches y las maderas.

Además, con respecto a su primer trabajo, los integrantes de este dúo se sienten más cómodos en el rol de cantantes y esto lo plasman con lucidos arreglos vocales que recorren el álbum. La maduración de estos dos sólidos instrumentistas, también redunda en lo compositivo y en la libertad con la que asumieron sumergirse sin complejos en otras sonoridades.

También dejaron su aporte en el disco Gustavo Fuentes con el original sonido del low whistle, una flauta tradicional de Irlanda, y Flavio Romero en el bajo eléctrico y sin trastes.

Este dúo originario del sur del Gran Buenos Aires, luego de haber compartido varios proyectos, arrancó formalmente este camino el 2008. Además, de tocar el circuito porteño y del Conurbano, giraron en varias oportunidades por el sur argentino.

Seba 2

A dos voces

“No fue deliberado, fue deliberado en la medida en que surgieron otras canciones. Fue más un encuentro que una búsqueda, hemos evolucionado”, señala Seba Dorso sobre la variedad de estilos que fluye en “Un segundo”.

Para el músico, el dúo le escapa a los encuadres genéricos. “Nos animamos a otras cosas, en algunos temas somos más libres en la forma de pensar la canción, no nos importa si tiene folklore o no la tiene, seguimos siendo música argentina en el amplio sentido. Venimos de una sociedad de poner cada cosa en un cajón, esta todo muy mezclado”, agrega.

Está más asumida la cosa de hacer música argentina en su espectro más amplio. Un poco fue saliendo así, fueron apareciendo los temas”, comenta Marcos Monk.

El guitarrista también se refiere al sonido del nuevo disco. “El disco suena diferente, pero mantiene nuestro sonido. Está en un plano más argentino más libre. Pienso en un montón de músicos que no sabés en que lugar de la batea ubicarlos”, acota.

Para este nuevo álbum, el dúo comenzó con su labor compositiva desde el lanzamiento de su primer disco. Los temas de “Un segundo”, antes de llegar a las tomas en el estudio de grabación, pasaron por el tamiz del vivo, lo que le permitió al grupo pulir detalles y dejar que estas canciones lleguen al punto de cocción a fuego lento.

Empezamos a tocar temas que iban a aparecer en este disco. Los temas están bien fogueados y se fueron resolviendo en vivo, tienen más recorrido que los temas del disco anterior”, explica Monk.

Dorso también describe el recorrido que tuvieron los nuevos temas. “El disco se gestó en los tres años que sacamos el anterior y este, con los ensayos los temas llegaron al tempo justo. Este disco tiene mas coherencia, mas pensado como disco”, comenta

“También tienen que ver nuestros cambios personales, Marcos creció mucho en el rol de cantante y yo, en el de compositor, le voy quitando peso al instrumento”, cierra Dorso.

Share Button