Share Button

Por Edgardo Solano

En circunstancias dudosas, este genial músico fallecía en la piscina de su casa a los 27 años, sólo un mes después de que lo expulsen de la banda.

Brian Jones murió el 3 de julio de 1969, un mes después de que Mick Jagger, Keith Richards y Charlie Watts se presentaran en su casa para comunicarle que estaba afuera de los Rolling Stones, a pesar de era uno de los miembros fundadores de la banda y un notable multiinstrumentista.

La muerte del músico ocurrió en extrañas circunstancias, que sirvieron para alimentar la leyenda urbana. En medio de versiones por doquier, la causa oficial de su muerte fue por ahogamiento, después de sufrir un ataque de asma mientras buceaba en su piscina.

En esa fatídica noche, el músico estaba en su casa Anna Wholin, su novia de aquellos días, Frank Thorogood, el jefe de los obrerosque trabajaba en las reformas de su casa, y Janet Lawson, amiga de Thorogood.

La versión oficial da cuenta que cerca de la medianoche el guitarrista se sumergió solo en la piscina solo. Poco después, Anna Wohlin lo encontró en el fondo de la piscina sin vida, sin que aparentemente hubiera signos de violencia en su cuerpo.

El deceso de Jones levantó un tendal de sospechas y teorías conspiratorias, incluyendo las más absurdas y disparatadas.

Charlie Watts y Bill Wyman fueron al funeral, mientras que no dieron el presente Mick Jagger, Keith Richards y Anita Pallenberg, la cual había sido novia de Jones.

Un par de días después de la su muerte, el 5 de julio de 1969, en el Hyde Park sus viejos compañeros lo homenajearon, aunque el concierto estaba previsto para presentar en sociedad Mick Taylor, quien fue el remplazante  de Jones en la banda.

Luego de la muerte de Robert Johnson, en 1938, fue el encargado de reinaugurar el “Club de los 27”, que sumaría a sus filas a Jimi Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain y Amy Winehouse.

A unos 27 años antes de ese hecho, Brian Jones había nacido el 28 de febrero de 1942 en Cheltenham, Gloucestershire.

Fue criado en el seno de una familia galesa de clase media acomodada, por un padre ingeniero aeronáutico y una madre profesora de piano, que lo acercó a la música. Su progenitora le dio las primeras clases de música, además de recibir otras de flauta y clarinete, que fueron los primeros instrumentos de los tantos que aprendió a tocar.

En sus primeros años de escolaridad due un digno estudiante, a pesar de que el asma lo alejó de los deportes. Durante la secundaria, en la Cheltenham Grammar School, emerge su indómita su indisciplina y rebeldía.

A los 16 años dejó embarazada a una chica de 14, el niño fue entregado en adopción y Brian fue expulsado de la escuela. Luego tuvo al menos cinco hijos más y con distintas mujeres.

Admirador de Charlie Parker cambió su clarinete por un saxo y empezó a tocar en grupos de jazz tradicional, al margen de pasar por varios oficios.

Conoce a los otros Stones y desde el principio intenta imponerse, pensaba que la banda era suya sabía más música que los otros.  Al margen de los egos, era el más experimental de los Stones, el que tocaba instrumentos pocos comunes para el rock, como la mandolina, el sitar  hindú, el dulcimer, la marimba, el mellotrón, el arpa y las campanas tubulares, entre otros tantos.

Su enorme talento como multiintumentista se refleja en todos los discos que grabó con los Stones, en especial en “Aftermath”, “Between the Buttons” y “Their Satanic Majesties Request”.

En 1965 conoció a Anita Pallemberg, pero tras un largo noviazgo ella prefirió a Keith Richards, lo que terminó con la amistad entre los dos músicos.

Brian también era también el más descontrolado y el que se aburrió más rápido de la banda. Cuando Mick Jagger, Keith Richards y Charlie Watts fueron a decirle que el grupo ya no podía seguir trabajando con él, esperaban una discusión larga pero Jones los desconcertó con su respuesta.

“Ya no estoy de acuerdo con los demás por lo que respecta a los discos que estamos grabando. No nos comunicamos musicalmente. La música de los Stones ya no es de mi gusto. El trabajo de Mick y Keith ha progresado por una tangente, al menos en mi opinión. Tengo el deseo de tocar mi propio estilo de música y no el de los demás, por mucho que estime sus conceptos musicales”.

Brian Jones fue un músico distinto dentro de la banda, con una ductilidad que lo llevaba más allá de las fronteras del rock & roll y del blues, para surfear en otros géneros donde explotó en su condición de multiintrumentista.

Sin él, la banda siguió su curso con Mick Taylor en su lugar, un guitarrista notable, pero lejos de la amplitud musical de Jones. Finalmente, Ron Wood tomaría el lugar definitivo como ladero de Keith Richards en la guitarra.

Los Stones siguen de gira y no tienen planes cercanos de bajarse de los escenarios, a medio siglo de la muerte de Brian Jones, que para muchos parece un miembro casi en el olvido.

Share Button