Share Button

La publicación, con guión de Olivier Bleys y dibujos de Benjamin Bozonnet, inauguran una saga de treinta títulos sobre los grandes maestros de la pintura.

Francisco de Goya y parte de su obra, que se caracteriza por catorce murales que reflejan el lado más oscuro de la naturaleza humana, se regeneraron en un cómic que se publicó en Francia y que también aborda las creaciones de otros artistas europeos.

Las 57 páginas de la publicación, que cuenta con guión de Olivier Bleys y dibujos de Benjamin Bozonnet, inauguran una saga de treinta títulos sobre los grandes maestros de la pintura que publica la editorial Glénat, como  los tomos dedicados a Toulouse-Lautrec y Jan Van Eyck.

«Goya» rescata los días en los que el pintor residió en la Quinta del Sordo, una casa de campo situada en Carabanchel (Madrid), a orillas del río Manzanares, donde pasó sus últimos años en España, entre 1819 y 1824, aunque no se cuenta con mucha información sobre su quehacer cotidiano.

El cómic «mezcla realidad con ficción. Como el trabajo de los historiadores del arte no ha respondido todas las preguntas, me tomo esa libertad», explicó a la agencia Efe Bleys, quien aborda un «período de misterio» en el que el artista «se enfrenta con sus obsesiones y sus demonios».

El cómic presenta al artista a los 73 años, sordo y desencantado, que sufre por la decrepitud de su país en tiempos de inestabilidad y guerra, que lo llevan a refugiarse al quedar viudo en esa residencia ubicada en las afueras de Madrid con Leocadia Zorilla, su ama de llaves y, probablemente, su amante.

Con ellos vivió también Rosarito, hija de Leocadia y posiblemente de Goya, que funciona en el cómic como pasarela para acercarse a las pinturas negras que el maestro ejecutaba directamente sobre la pared, de noche y a la luz de las velas.

La cómic llega a su fin con una nutrida reseña biográfica sobre un genio capaz de representar las escenas más líricas y los instintos más sombríos, en cuadros como «La maja desnuda» o «Los fusilamientos del 3 de mayo».

Enterrado en Burdeos en 1828, el cuerpo de Goya protagonizó un periplo con varias escalas hasta encontrar sepultura definitiva en la ermita de San Antonio de la Florida de Madrid, aunque su cráneo, sin embargo, lleva casi dos siglos desaparecido.

Precursor de la pintura moderna, Goya nació en 1746 en Fuendetodos, cerca de Zaragoza (España), y falleció en Burdeos (Francia).

Visits: 397
Share Button