Share Button

“De la Diferencia entre lo Temporal y Eterno”, de Juan Eusebio Nierember, fue publicado en 1705 en las Misiones Jesuíticas de Loreto. Actualmente sólo se conocen dos ejemplares completos de esta obra.

NierembergDifferencia7

El primer libro “incunable” del Río de la Plata lleva como título “De la Diferencia entre lo Temporal y Eterno” y lo escribió el jesuita Juan Eusebio Nierember. Esta publicación fue editada en 1705 en las Misiones Jesuíticas de Loreto, en la actual provincia de Misiones con la particularidad de que está escrito en guaraní.

Unicamente se conocen dos ejemplares completos y hay páginas sueltas en la Biblioteca de la Compañía de Jesús en Roma que no llegan al centenar. Uno de los ejemplares conocidos se encuentra en poder de un coleccionista privado, ejemplar del que se tuvo noticias por primera vez en Londres recién en 1930.

El otro se encuentra en el Museo de Luján y perteneció originalmente al publicista Pedro de Angelis hasta que su última poseedora Elisa Peña lo donó al Museo en 1954. Aunque la palabra “incunable” se refiere exclusivamente a los libros editados hasta el año 1500, es decir, en la cuna de la imprenta, es legítimo emplearla para designar por extensión y de manera simbólica a los libros más antiguos que se imprimieron en América (incunable americano) o en este caso en el Río de la Plata (incunable rioplatense), indicó la agencia de noticias Aica.

Con excepción del papel que es genovés, el resto de los elementos utilizados para el libro, como los tipos, la tinta y la prensa, fueron confeccionados en las mismas misiones, motivo éste que la transforma en la primera imprenta de origen americano. El libro cuenta con una portada, 472 páginas en guaraní, 12 páginas en español, que hacen un total de 485 páginas escritas, 42 grabados y 3 páginas en blanco.

¿Qué es un incunable?

Son denominados incunables los libros impresos con tipos móviles desde la aparición de la imprenta hasta el año 1500 inclusive. Fue, posiblemente, Cornelius Beughem quien empleó la palabra por primera vez, en su “Incunabula typographiae” (1688).

El término “incunable” proviene del latín incunab?la, “pañales”, una palabra derivada con el significado también de “en la cuna”. De esta manera, hace referencia a  la época en que los libros se hallaban en la cuna o en pañales de la técnica moderna para la confección libros a través de la imprenta.

Serían reconocidos como incunables los libros impresos entre 1445 y 1500, procedentes de unas 1.200 imprentas, distribuidas entre 260 ciudades. Estas obras tuvieron un lanzamiento aproximado de 35.000 libros distintos.

Célebres incunables

El “Misal de Constanza” es probablemente el primer incunable impreso con tipos móviles, en 1449 o 1450 por Johannes Gutenberg.

La “Biblia de Gutenberg”, también conocida como la “Biblia de 42 líneas” o “Biblia de Mazarino”, es una versión impresa de la “Vulgata”.  La preparación para esta publicación arrancó después de 1450, y las primeras copias ya estaban disponibles hacia 1454-55.

El primer libro en español que se conserva en la actualidad es el “Sinodal” de Aguilafuente, impreso por Juan Párix de Heidelberg (Johannes Parix) en 1472. Este volumen tiene las actas y otros documentos de una junta realizada en ese pueblo de Segovia.

Share Button