En esta obra de Silvia Copello, las palabras tomaron formas de dragones, tranqueras, manchas de humedad, ventanas y enanitos...
Continuar leyendo »