Share Button

Por Edgardo Solano

La canción compuesta por Moris y Pajarito Zaguri fue grabada hace medio siglo y el grupo la promocionó de un modo muy particular por las calles porteñas.

moris
Los Beatniks, que tenían en sus filas a Moris, Pajarito Zaguri y Javier Martínez, hace exactamente 50 años grabaron “Rebelde”, su primer simple y también una de las composiciones iniciáticas del movimiento del rock argentino, que en ese entonces comenzaba a dar sus primeros pasos.

Tal como ocurría en aquellos años, las compañías discográficas editaban un simple a los grupos emergentes y si funcionaba comercialmente ese lanzamiento, el paso siguiente era grabar un LP. Ese simple de Los Beatniks, lanzado por CBS Columbia, tenía a “Rebelde” en la cara “A”, mientras que “No finjas más”, de Javier Martínez, era el lado “B” de ese trabajado discográfico en 45 revoluciones. Luego, “Rebelde” fue incluido en numerosas compilaciones.

Este tema icónico del rock argentino, que apenas araña los dos minutos de duración, fue compuesto por Moris y Pajarito en el verano del ’66 en Villa Gesell y registrada el 2 de junio de ese mismo año, en las vísperas del golpe de estado encabezado por Juan Carlos Onganía que derrocó al gobierno de Arturo Illia. 

La letra, sin mayores rodeos, era clara directa para esos días. “Rebelde me llama la gente, rebelde es mi corazón, soy libre y quieren hacerme, esclavo de una tradición”, dice en su primer estrofa.

En otro tramo, los versos apuntan contra la Guerra Nuclear, en tiempos de denominada Guerra Fría, y también un claro llamado al amor y al cese de los armisticios bélicos. Con esa simpleza y hasta con una mirada pueril a la distancia, la letra era toda una declaración de principios y hasta cayó en la censura del Onganiato.

En una sagaz estrategia publicitaria, los integrantes de la banda recorrieron las arterias del centro porteño en la caja de una camioneta tocando este tema ante la mirada de los circunstanciales transeúntes. Para rematar esta jugada, los músicos junto a algunas señoritas, terminaron bañándose semidesnudos en una fuente del barrio de la Recoleta.

Según contó el propio Morís en varias oportunidades, Héctor Ricardo García, el entonces director del diario Crónica, les había prometido poner este recorrido escandaloso en primera plana, siempre que no gane Boca. Los Beatneks finalmente se quedaron sin ese lugar en la tapa por el triunfo boquense.

A pesar de la maniobra promocional, el simple sólo vendió unas 200 copias de las 600 que salieron a la venta y esta escasa repercusión comercial, entre otros motivos, provocó la inmediata diáspora de los integrantes de este grupo.

Moris inició su carrera como solista y años después “Treinta minutos de vida”, su primer long play, uno de los mejores álbumes del rock argentino. A mediados de los ’70 emigro a España y fue uno de los pioneros en cantar rock en castellano en ese país y hasta sentó las bases de esta tendencia. Luego retornó al país y continuó lanzando discos esporádicamente.

Mientras que Pajarito Zaguri se puso al frente de La Barra de Chocolate, su nueva banda, y luego tuvo una carrera como solista y también formó parte de otras agrupaciones. Alberto Ramón García, su verdadero nombre, falleció el 22 de abril de 2013 a los 72 años.

Javier Martínez, junto a Claudio Gabis y Alejandro Medina, formó el trío Manal, una banda que sentó las bases del blues cantado en castellano. Este grupo forma parte de la trilogía, junto con Los Gatos y Almendra, de las bandas fundadoras del rock argentino.

El grupo lo completaban el baterista Alberto Fernández Martín y el bajista Antonio Pérez Estévez, quienes no tuvieron un posterior recorrido en la escena rockera.

Como suele ocurrir, “Rebelde” quedó en medio de una polémica con “La Balsa” por el lugar de la canción fundacional del género en estas pampas. Sí bien el tema de Los Beatneks se editó anteriormente, la canción que grabaron Los Gatos, con autoría de Litto Nebbia y Tanguito, fue un verdadero furor y contribuyó en enorme medida a impulsar un movimiento artístico incipiente.

Share Button