Share Button

La obra del artista británico se esfumó durante la restauración de la vivienda sobre la misma que estaba pintada.

Banksy Spy Booth mural

“The Spy Booth” (‘La cabina espía‘), una obra de  Banksy, desapareció durante la restauración de la vivienda sobre la misma que estaba pintada.

El mural del enigmático graffitero británico apareció en abril de 2014 sobre la pared exterior de una casa de dos plantas del siglo XIX, ubicada en la localidad de Cheltenham, a unos 175 kilómetros al oeste de Londres.

La pintura, realizada en torno a una cabina telefónica real, muestra a tres espías con la estética de los ‘50, vestidos con gabardinas, anteojos de sol y sombrero, apuntando sus micrófonos y grabadoras hacia el interior de la propia cabina.

Esta obra, una de las más reconocidas del artista, satirizaba sobre los programas de los gobiernos para espiar a sus ciudadanos, ya que la escena estaba situada a sólo cinco kilómetros del GCHQ, el centro de escuchas británico.

Muchos de los murales que pintó Banksy en calles de Londres y otras ciudades inglesas se vendieron o subastado en cifras siderales pagadas por colecciones privados.

Sobre este artista, se cree que se trata de un treintañero de Bristol, alto, delgado y rubio, antiguo aprendiz de carnicero y cuyo nombre real podría ser Robert Banks.

Share Button