Share Button

La artista japonesa, durante la presentación de su muestra en Bilbao, señaló que cambió su mirada ante la existencia humana luego del asesinato del ex integrante de Los Beatles.

yokoono--644x362

Yoko Ono recordó que hasta el crimen de John Lennon, ella era una mujer que admiraba a los que afrontaban la vida como un sufrimiento, pero a partir del asesinato de su esposo, decidió dar un giro e intentar vivirla con alegría.

La artista japonesa de 81 años, en una entrevista concedida a la agencia de noticias EFE a propósito de la inauguración del  Museo Guggenheim de Bilbao de una exposición retrospectiva sobre su obra, repasó sus seis décadas como artista conceptual y sus recuerdos del ex Beatle.

“Fue uno de mis mejores amigos en este sentido. Sigo pensando que John está aquí, porque todas las canciones bellísimas que hizo las seguimos sintiendo en nuestros corazones”, señaló la artista.

Además, recordó que en los ’60 no se preocupaba por difundir su obra. “Pensaba que a la gente no le iba a interesar, estaba centrada en la creación, en seguir y seguir adelante para producir una obra creativa, que quizás sirviese a la humanidad más adelante en el tiempo”, agregó.

Yoko, de pequeña, admiraba la historia de un guerrero japonés que tenía que atravesar en la vida siete tragedias y ocho sufrimientos y ella quería ser como él. “Me impresionó tanto, porque era tan valiente…, yo era valiente, pero quizás lo fui hasta demasiado. Cuando murió John, vi que algo estaba haciendo mal y me dije a mí misma: en vez de tener siete desgracias y sufrimientos, lo que quiero tener es siete alegrías y ocho tesoros, y lo hice. Eso nos muestra lo poderosas que son las palabras y cómo influyen en tu mente”, comentó.

Estamos creando un mundo bello donde cada persona se puede comunicar con todo el mundo a través del ordenador, y eso es una idea muy interesante. Creo que estamos creando un mundo que no debe asustarnos, donde además ninguno de los países tiene suficiente dinero para seguir fabricando armas”, comentó la artista en conferencia de prensa durante la  presentación de su muestra.

“Creo que vamos hacia un mundo en paz, no hacia el Apocalipsis. Una vez dije que sería para el 2050. Se me ocurrió sin más, pero entonces tendré 116 años, así que tiene que ser antes: en 2025”, bromeó. Como despedida, disparó un mensaje pletórico de esperanza: “Quizás tenga suerte y vea la paz en el mundo”

Share Button