Share Button

El escritor argentino falleció a los 75 años a causa de las complicaciones derivadas de la esclerosis lateral amiotrófica que sufría desde hace dos años.

 

Ricardo Piglia falleció a los 75 años a causa de las complicaciones derivadas de la esclerosis lateral amiotrófica que sufría desde hace dos años.

Esta figura clave para comprender la literatura argentina y latinoamericana contemporánea había nacido en Adrogué en 1941, aunque años después se traslado junto a su familia a Mar del Plata. 

Nombre clave para comprender la literatura argentina contemporánea, Piglia escribió las novelas “Respiración artificial”, “La ciudad ausente”, “Plata quemada”, “Blanco nocturno” y “El camino de Ida”; los cuentos de “Nombre falso”, “La invasión” y “Prisión perpetua“; y los ensayos “Formas breves”, “Crítica y ficción”, “El último lector”, “Antología personal”, “La forma inicial” y “Las tres vanguardias”.

Profesor emérito en la Universidad de Princeton y ex profesor de la Universidad de Buenos Aires, al momento de fallecer Piglia trabajaba, con la ayuda de un grupo de personas, en su autobiografía “Los diarios de Emilio Renzi”, dividida en tres volúmenes: “Años de formación” y “Los años felices”, ya publicados. Y “Un día en la vida”, prevista para este año.

Su primer libro fue “La invasión”, un conjunto de cuentos que se publicó en la mítica editorial Jorge Alvarez, puntal de las editoriales independientes y de culto de los años sesenta. Luego vendría “Nombre falso” y, en 1980, “Respiración artificial”, novela metaliteraria que causó un terremoto en la tradición argentina.

Junto a su obra de ficción, Piglia desarrolló una tarea de crítico y ensayista, publicando textos sobre Arlt, Borges, Macedonio Fernández, Manuel Puig, Sarmiento y otros escritores argentinos. Además, fue el guionista de las películas “El astillero” (1999) “La sonámbula, recuerdos del futuro” (1998) y “Comodines”, (1997).

 

 

 

Share Button