Share Button

“Pensando en él”, que rescata la relación de admiración mutua amistad y amor platónico entre ambos escritores, tendrá su estreno mundial en la India.

La película argentina “Pensando en él”, de Pablo César, que rescata la relación de admiración mutua amistad y amor platónico entre el poeta y escritor indio Rabindranath Tagore y la escritora argentina Victoria Ocampo, interpretada por Eleonora Wexler, tendrá su prémiere mundial en la ceremonia de clausura del 48vo. Festival Internacional de Cine de India IFFI, en la ciudad de Goa.

El nuevo film del director de “Fuego Gris”, una coproducción con la India filmada en ese país asiático y en escenarios de la Argentina, surgió luego de que el cineasta leyera los poemas traducidos por Tagore del poeta indio Kabir y después de una reunión que mantuvo en 2009 con el embajador de India en Argentina. Este funcionario le propuso trabajar sobre el tema y lo contactó con el productor indio Suraj Kumar.

En cuanto al título de la película, “Pensando en él”, se inspira en el telegrama que el hijo de Tagore, Rathindranat, recibió de Ocampo a la muerte de su padre, a los 80 años, el 7 de agosto de 1941.

César intenta traducir en imágenes el legado filosófico, poético y humano de Tagore (interpretado por el indio Victor Banerjee), creador de un método de enseñanza basado en el contacto con la naturaleza y el juego, a través de la recreación de la historia de este encuentro con Ocampo, que se produjo en 1924 cuando el indio no pudo seguir viaje hacia Perú y debió permanecer en reposo durante dos meses en Buenos Aires por prescripción médica.

El cineasta, que en 1996 filmó “Unicornio, el jardín de las frutas”, su primera coproducción con India, regresó a ese país para filmar “Pensando en él”, que cuenta dos historias paralelas, una en color y en tiempo presente, y otra en blanco y negro que evoca el año 1924, cuando Tagore y Ocampo se encontraron en Buenos Aires.

LEA TAMBIÉN: 

“Los perros”, de Marcela Said, un film sobre las secuelas de la dictadura chilena

Ocampo había conocido los escritos del maestro indio en 1914, leyendo la admirable traducción al francés que había hecho André Gide de “Gitanjali”, influyendo en modo profundo sobre los intelectuales latinoamericanos de la época.

La reunión entre ambos se produjo sólo diez años después, con el inesperado desembarco de Tagore en el Plaza Hotel de Buenos Aires.

Share Button