Share Button

La obra, que sale a escena en el espacio del barrio de Chacarita, busca interpelar al espectador acerca de las convenciones teatrales y los roles al interior y exterior de la escena.

“El mundo es más fuerte que yo”, de Juan Coulasso y Victoria Roland, regresa a escena por seis únicas funciones los sábados a las 18,30, a partir del 6 de octubre, en Roseti, el espacio ubicado en Roseti 722, en el barrio de Chacarita.

La obra busca interpelar al espectador acerca de las convenciones teatrales y los roles al interior y exterior de la escena.

“La ficción es eso ¿no? Inventarse cosas para sentir cosas. Si te inventas cosas pequeñas sentís cosas pequeñas, si te inventas cosas más grandes, sentís cosas más grandes. Y si no te inventas nada, no sentís nada.”

“El mundo es más fuerte que yo” no es una obra. Es un accidente, una sesión abierta, obscena y en permanente reconstrucción. Cada espectador altera nuestro tejido, por eso cada sábado puede pasar cualquier cosa.

La actriz entrará en trance para ser otra o para dejar de ser. El baterista tocará tan fuerte que tapará todas las ideas importantes del texto. La asistente preparará whisky falso para un espectador real. El director bailará un minué y lo hará muy mal.

Una Ifigenia trash será invocada para salvar al teatro occidental de su incesante repetición.

Una obra en contra de la representación. Una búsqueda ciega del acontecimiento. Un intento desesperado por transgredir la costumbre y entregarnos a lo desconocido.

LEA TAMBIÉN: 

“Juicio a una zorra”, una reivindicación de la historia de Helena de Troya

La obra cuenta con la actuación de Victoria Roland, la asistente en vivo es de Flor Sánchez Elia, y la batería en vivo es de Matías Coulasso. 

Entrenamiento vocal y asesoramiento artístico y músical es de Bárbara Togander y el asesoramiento coreográfico y colaboración en dirección es de Carmen Pereiro Numer, y la dirección es de Juan Coulasso.

“El mundo es más fuerte que yo” se presentó en formato de work in progress en el Festival FEDAM realizado en Santiago de Chile en abril del 2016, participó como obra invitada en la Bienal de Arte Joven Buenos Aires 2017 y fue seleccionada para participar del 13º Festival Internacional Bahía Teatro 2018.

Share Button