Share Button

La original artista confesó que realizó una obra en el 2011 a cambio de consumir esa infusión a perpetuidad. “Fue a todas luces un acto de corrupción, pero yo corrompo con arte”, disparó.

pelota-marta_minujinMarta Minujín confesó haber pintado un mural en la pared de un bar de Buenos Aires como contraprestación de poder tomar café gratis de por vida.

La reina del “Pop Art” de América latina recordó que, en 2011, realizó un acuerdo de palabra con el dueño de la  confitería Le Pont del barrio porteño de Recoleta, ubicada en Montevideo y Juncal, por el que ella se comprometía a realizar una de sus originales obras en una pared y, a cambio, el dueño del local le prometía café gratis a perpetuidad.

Fue a todas luces un acto de corrupción, pero yo corrompo con arte”, reconoció la artista en una entrevista con el diario Clarín.

En aquel momento, Marta Minujín padecía una fuerte adicción por esta infusión y podía tomarse hasta 16 raciones por día, a pesar de que su médico le había aconsejado disminuir la cantidad diaria.

La creadora de la frase “arte, arte, arte” pintó, sobre un gran fondo blanco, los perfiles de cuatro mujeres y tres hombres mezclados entre sí y con sus miradas enfrentadas, en tonos dorado, negro, rojo y violeta.

“En realidad lo que está puesto aquí es una sola persona que se enfrenta a sí misma”, explicó Minujín en la entrevista y  que agregó que “uno es muchas personas en una sola, porque depende de la mirada de quien tiene enfrente”.

Además, para que el mozo nunca se olvide a quién debe traerle el café, la autora de la obra  estampó, abajo a la derecha, su firma.

En 2013, la artista realizó en Buenos Aires, con motivo de los 30 años de Democracia, el “Ágora de la paz”, una instalación artística levantada con 25.000 libros.

En otras de sus aventuras, en 2011, Minujín armó una singular “Torre de Babel”, con 30.000 libros de todo el mundo, para festejar el título de “Capital Mundial del Libro” que la Unesco le había otorgado ese año a Buenos Aires

Share Button