Share Button

Por Edgardo Solano

El grupo de la cantante y el guitarrista surgió a fines de los ’80 proponiendo una nueva estética del tango. Festejan sus tres décadas en el Torquato Tasso.

Patricia Barone y Javier González celebran 30 años sobre los escenarios, un recorrido que comenzó a fines de los ’80 como renovadores del tango y que transitaron en sintonía con los distintos acontecimientos sociales y políticos.

La celebración, bajo el título de “30 años en orsai” y que tendrá un relapso por su frondoso repertorio, será el jueves 10 de octubre a las 21 en el Torquato Tasso, el espacio ubicado en Defensa 1575, en el barrio de San Telmo.

“Este recorrido empezó con algunos temas marcaron nuestra trayectoria, como ‘Pompeya no olvida’ y ‘Ser mina flor de cardo’, que fueron pioneros en la temática del tango y hoy tenemos canciones como ‘Palomas’, que hablan de la violencia de género”, le comenta Patricia Barone a Crónicas y versiones.

Precisamente, “Pompeya no olvida”, con letra Alejandro Szwarcman y música de Javier González, fue el primer tango en hablar de los desaparecidos. Mientras que “Ser mina flor de cardo”, también musicalizado por el guitarrista, parte de un poema de Adriana Turchetti.

“Es un poema de un libro de ella, salí a buscarla y la encontré. Me sentí totalmente identificada generacionalmente. En ese tiempo yo tenía 28 y en un encuentro con un hombre pagábamos la mitad de la cuenta y no esperábamos que sea permanente caballero, le podíamos ceder la puerta nosotras”, explica.

Desde sus comienzo el grupo de Patria Barone y Javier González eligió su propio recorrió, fueron del tango tradicional y en procura de un estilo y un sonido propio.

Elegimos el sendero del tango desde un lugar propio, en forma independiente, por fuera de los cánones del mercado y lo pudimos sostener. No es nada fácil, tuvo sus consecuencias, pero nos dio la libertad artística de hacer lo que queríamos”, acota.

Pioneros en la creación del nuevo repertorio de la música de raíz tanguera. Desde 1989 componen e interpretan tangos, candombes, milongas y canciones con la estética y las temáticas del presente.

Creadores de una nueva estética tanguera, optan por un nuevo repertorio lejos de la zona de confort de interpretar clásicos de otros tiempos.

“Es un repertorio resistido y es un repertorio que se defiende, se le pone el pecho”, dice.

Con letra de Patricia y música de Javier abordan la violencia de género en “Palomas”, declarado de Interés Cultural por la Legislatura de Ciudad de Buenos Aires,  y la maternidad en “Parto”.  También, en consonancia con su postura política, le dedicaron un vals a Catalina Guagnini, historia dirigente del Partido Obrero fallecida hace 15 años, y un candombe a la encargada de un comedor comunitario.

Llevaron su música a festivales Internacionales de España, Alemania, Finlandia, Italia, Brasil, Chile y Uruguay y también lo hicieron en cortes de ruta y en actor por los asesinatos de Mariano Ferreyra, entre otros puntos de lucha, en una carrera artista que fue “de la mano de la política”.

Un sonido propio

Patricia Barone está secundada por el grupo Javier González, a cargo de guitarras, composición, arreglos y dirección.

 “Javier tiene la herencia de Troilo y Pugliese que le vino de su padre y la Piazzolla por elección, todo esto pasado por Luis Alberto Spinetta y el jazz de Chick Corea y Bill Evans. Es un guitarrista con estilo propio, te das cuenta que es el grupo sin que yo cante”, cierra Patricia.

El grupo se completa con Gastón D´amico en piano, Ariel Nurnmber en bandoneón, Mariela Focas en flauta traversa, Alejandro Ward en bajo, y Luis de la Torre en batería y percusión.

 

 

 

 

 

 

Visits: 305
Share Button