Share Button

Con dirección de Florencia Santangelo, en “Solo vine a ver el jardín” cuatro mujeres  se sumergen en el universo poético y narrativo de las dos autoras.

“Solo vine a ver el jardín”, una puesta de poesía y relatos de Alejandra Pizarnik y Silvina Ocampo con dirección de Florencia Santangelo, sale a escena los sábados de noviembre a las 20, en La Casona de Aguilar.  

Con Anabel Ares, Paula Rivas, Florencia Otero y Florencia Santangelo, en una antigua casona del barrio de Belgrano, cuatro mujeres  se sumergen en el universo poético y narrativo de Alejandra Pizarnik y Silvina Ocampo.

La infancia, los sueños, la muerte son los ejes centrales de esta pieza que inquieta y seduce desde su particular estética y la singularidad de dos autoras imprescindibles.

Un recorrido que podría comenzar en cualquier sitio, en cualquier momento. Una búsqueda eterna de un jardín que, si se encuentra, extrañamente sea el buscado.

LEA TAMBIÉN:

Medeas, un ciclo con obras cortas, escritas y dirigidas por mujeres

Tres mujeres habitando en un mismo espacio. Una cuarta mujer, la narradora, es quien nos sumerge en este universo de voces fragmentadas.

A través de los relatos de Silvina Ocampo y de la poesía de Alejandra Pizarnik, expresan sus miedos y experiencias acerca del amor, la muerte, los celos, los recuerdos de la infancia.

La obra contrasta constantemente situaciones cotidianas con experiencias traumáticas y dolorosas, en las que se reflejan las distintas respuestas de cada una a estas situaciones. Las acciones se desarrollan en un plano confuso, donde se mezclan realidad y fantasía.

La pieza plantea múltiples posibilidades de interpretación, en la que cada personaje podría ser una parte de la misma mujer, o bien tres mujeres diferentes que comparten cada una sus experiencias.

 

Visits: 168
Share Button