Share Button

El Rey del Blues y uno de los grandes referentes del género falleció a los 89 años. Su salud estaba deteriorada a causa de una diabetes que padeció más de 20 años.

B.B. King, considerado «el rey del blues» y uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, falleció este viernes a los 89 años en Las Vegas, estado de Nevada, Estados Unidos.

A comienzos de abril, B.B. King fue hospitalizado tras sufrir una deshidratación a causa de una diabetes tipo 2 que padeció más de 20 años, y volvió a ser hospitalizado hace unos días, indicó su abogado.

El músico, que ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987, comenzó su carrera musical en la década de 1940 y grabó desde entonces más de 50 discos.

En octubre del año pasado, King cayó enfermo durante uno de sus conciertos en Chicago debido también a una deshidratación y síntomas de agotamiento, por lo que se vio obligado a cancelar el resto de la gira.

Riley B. King (su verdadero nombre) nació en 1925 en una plantación de algodón cercana a Itta Benna, estado de Mississippi, donde trabajó en una granja durante los primeros años de su vida al tiempo que asistía algunas horas a clase en una pequeña escuela local.

Siempre junto a su inseparable guitarra Gibson, apodada «Lucille», King ganó a lo largo de su carrera, quince premios Grammy, más que ningún otro músico de blues.

B.B. King comenzó su carrera en 1947 y muchas de sus primeras grabaciones fueron producidas por Sam Phillips, pero fue a principios de 1949 cuando le pidió al famoso Sonny Boy Williamson que lo dejara cantar en su programa de radio y el conductor accedió a cambio de pedirle a los oyentes que llamaran para decir si les había gustado. Tuvo gran éxito y a partir de ese momento comenzaron a llamarlo «la nueva estrella que puso al rojo vivo las llamadas telefónicas».

En 1955 compró un viejo colectivo por 500 dólares, lo bautizó Big red y se largó a girar por todo el territorio de los Estados Unidos, una actividad local que un año más tarde alcanzó su récord cuando ofreció 342 recitales.

Ya en la década del 50, se convirtió en una de las figuras más importantes en la música con éxitos como «You know I love you», «Woke up this morning», «Please klove Me», «You upset me baby», «Every Day I Have the Blues», y «Ten long years».

En su haber tiene 15 Grammys, la Medalla Nacional de las Artes, fue premiado con un honorario Ph.D de la Universidad de Mississippi, la Real Academia Sueca de música lo galardonó con el Premio de Música Polar por sus «significantes contribuciones al blues» y en 2006 el presidente norteamericano George W. Bush le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad.

Referente para varias generaciones de músicos, desde Eric Clapton y hasta Pappo en la Argentina. su estilo es inigualable desde pu poderosa voz y hasta por sus yeites y por el sentimiento con el que estiraba las cuerdas. 

Llegó por primera vez a la Argentina en 1980 cuando dio un concierto en el auditorio del Bauen y otro como parte del Buenos Aires Festival Jazz en el estadio Obras. Recién regresó en diciembre de 1991, pero a partir de entonces volvió con cierta regularidad y forjó su lazo con Pappo a quien llamaba “Mr. Cheese” (Mr. Queso).

Después de una seguidilla de visitas que se se extendió hasta 1998, estuvo 12 años ausente y cuando retornó -en marzo de 2010 al Luna Park-, expresó ante sus seguidores: «Sí, tengo 84 años, pero no estoy muerto».

En los años 1990, Norberto Aníbal Napolitano, Pappo, con Pappo’s Blues fue telonero de B.B. King cuando el músico norteamericano visitó la Argentina y se presentó en siete funciones en el Teatro Gran Rex.

Visits: 34
Share Button