Share Button

El enigmático artista británico realizó una obra en la pared de una institución educativa de Bristol, al suroeste de Inglaterra.

Las autoridades de un colegio primario de Bristol, una ciudad ubicada al suroeste de Inglaterra, se toparon con la sorpresa que el artista callejero Banksy  pintó un mural en una de sus paredes de la institución educativa como regalo para los alumnos.

El enigmático artista, del que no se conoce su verdadera identidad, aprovechó las vacaciones de las que disfrutaron los estudiantes británicos para deplegar su obra, en la que aparece la figura de una niña haciendo rodar con un palo a un neumático de auto incendiado.

El grafitero agradece en la misiva que la escuela haya bautizado con su nombre uno de sus edificios tras celebrar una votación entre los alumnos y les da un consejo a los niños: “Recordad, siempre es más fácil lograr que os perdonen que conseguir que os den permiso”.

Muchos de los murales que pintó Banksy en calles de Londres y otras ciudades inglesas se vendieron o subastado en cifras siderales pagadas por colecciones privados.

Entre otras obras, la firma Sincura Group ofrece el mural “Slave Labour” (‘Trabajo de esclavos‘), que fue retirado en febrero de un muro en el distrito de Wood Green, en el norte de la capital británica.

Sobre este artista, se cree que se trata de un treintañero de Bristol, alto, delgado y rubio, antiguo aprendiz de carnicero y cuyo nombre real podría ser Robert Banks.

Share Button