Share Button

Este término apareció por primera vez en las páginas del diario The Boston Morning Post. El origen de esta abreviatura no está claro y sigue generando polémicas.

ok

Se cumplen 175 años desde que la expresión “OK” apareció impresa por primera vez  en la página número dos de The Boston Morning Post, en aquellos años uno de los diarios más populares de Estados Unidos.

Etimológicamente, este término no tiene relación directa con el latín, griego u alguna otra lengua antigua. Algunos especulan que “OK” deriva de la expresión escocesa “och aye”, de la griega “ola kala” (está bien) o de la francesa “aux Cayes”, que refiere a un puerto haitiano famoso por su ron.

En su página de Internet, el diccionario de Oxford rechaza estas especulaciones y se inclina a la teoría de que se trata de una abreviación de “orl korrekt”, derivado de “all correct” (todo correcto), una expresión usada en la década de 1830, cuando las faltas de ortografía jocosas estaban a la orden del día.

Allen Walker Read, profesor de la Universidad de Columbia, fue quien encontró el registro más antiguo de la palabra “OK”, en un artículo de prensa referido a un grupo fundado en 1838 para oponerse a una ley municipal en Boston (Massachusetts, noreste) que prohibía que sonaran campanas para la cena.

Por esa época habían proliferado diversas abreviaturas, como por ejemplo NG para “no go” (no ir), GT para “gone to Texas (ido a Texas)” y SP para “small potatoes” (papas pequeñas).

En Nueva York, el tutor inglés retirado Henry Nass ha estado entregando tarjetas a quienes pasean por las calles de Manhattan invitándolos a celebrar el “Día global del OK”.

“Algunas personas dicen OK demasiado. No puedo decir que alguien lo use demasiado poco”, dijo Nass, quien está diseñando sellos postales estadounidenses en honor a la palabra.

Share Button