Share Button

Un informe revela que particulares, empresas y hasta entidades gubernamentales compraron “Me gusta” apócrifos en Facebook, seguidores en Twitter y visitantes en YouTube.

usuarios-de-twitter

Según una investigación, artistas, personalidades de distintas esferas, políticos, empresas y hasta el propio Departamento de  Estado de la patria del Tío Sam compraron “Me gusta” apócrifos en Facebook, seguidores en Twitter y visitantes en YouTube a las denominadas “granjas de clics”.

Según consigna la agencia de noticias The Associated Press, en estas verdaderas fábricas de clics, los trabajadores de estos lugares de encargan de oprimir teclas  para dar “Me gusta”, para reproducir videos y para darle un RT a los Twitts ajenos con el claro objeto de darle volumen en las redes sociales a los clintes que contraten este particular servicio.

Desde que Facebook apareció en el ciberespacio hace casi una década, los usuarios buscaron (algunos con más obsesión que otros) conseguir mayor cantidad de contactos y amigos, posicionar en la web sus ideas y opiniones y hasta generar mayores ingresos. Pero un análisis realizado por la citada agencia noticiosa, encontró un creciente mercado global para los clics falsos que no pudieron ser regulados por las propias redes sociales.

Al irrisorio costo de apenas medio centavo de dólar por cada clic, las páginas de internet alteran todo, desde conexiones en LinkedIn para que los usuarios parezcan más contratables, hasta reproducciones musicales en Soundcloud con el fin de mejorar el atractivo de una empresa discográfica.

“Cada vez que haya un valor monetario agregado a los clics, habrá gente que irá al lado oscuro”, dijo Mitul Gandhi, director general de seoClarity, con sede en Illinois, una firma de mercadeo de redes sociales que “depura” las falsas simpatías en internet.

Investigadores italianos y los blogueros Andrea Stroppa y Carla de Micheli calcularon en 2013 que la venta de seguidores falsos en Twitter pueden producir de 40 millones a 360 millones de dólares a la fecha, y que las actividades falsas en Facebook generar  un negocio de 200 millones al año.

El diciembre del 2013, YouTube eliminó miles de millones de visitas a videos musicales luego de que auditores encontraran que, aparentemente, algunos de estos clips tenían cifras exageradas de visitas. Google, su dueño, también está combatiendo constantemente a quienes que generan falsos clics en sus anuncios. Facebook, por su parte, en su último informe trimestral calculó que hasta 14,1 millones de sus 1.180 millones de usuarios activos son cuentas fraudulentas.

En 2013, el Departamento de Estado, que tiene más de 400.000 “Me gusta” y aseguraron  que dejarían de adquirir seguidores apócrifos en Facebook, después de que su inspector general criticó a la agencia de inteligencia por derrochar 630.000 dólares para impulsar sus “Me gusta”

Una de estas factorías de “Me gusta”  y de otras estrategias para inflar la presencia en las redes sociales está en Daca, la capital de Bangladesh. En Indonesia hay otra de gran producción y este negocio amenaza con expandirse al mundo entero.

 

 

Share Button