Share Button

Por Edgardo Solano

Esta obra de Paco Bezerra, basada en un hecho real, sale a escena con la dirección de Nelson Valente y protagonizada por Alejandro Awada y Melina Petriella.

“El pequeño poni”, una obra con dramaturgia del español Paco Bezerra basada en un caso real de bullyng ocurrido en los Estados Unidos en 2014, aporta una reflexión acerca de la libertad, el miedo y el instinto de protección.

Esta puesta, que muestra un retrato de la ceguera, la ineptitud y los prejuicios sociales de los adultos, sale a escena los sábados y domingos en el Teatro Picadero con dirección de Nelson Valente y protagonizada por Alejandro Awada y Melina Petriella.

A Grayson Bruce, un chico de de 9 años de Carolina del Norte, después tras sufrir ataques físicos y verbales por parte de sus compañeros, padeció la prohibición de ingresar a la escuela donde estudiaba por llevar una mochila de la serie “Mi pequeño pony”. Esta absurda medida se debió a que la dirección del colegio consideró a ese dibujo un “detonante de acoso”, tomándolo como una provocación.

Un mes antes otro chico de la misma edad, Michael Morones, padeció graves problemas en la escuela llegándole a ocurrir algo similar. Este niño también era seguidor de los mismos dibujos animados.

De esta forma y luego de aquel episodio, la serie animada “Mi pequeño pony” se convirtió en forma inesperada en uno de los símbolos de la lucha contra el bullying en todo el mundo.

“Me interesó la obra, el relato es conmovedor. Es un caso real que se dio en Estados Unidos, después de las decisiones que tomó la escuela, el chico se fue a dormir a un parque y no se despertó nunca más, todavía sigue en coma. Es muy fuerte el material”, le comenta a Crónicas y versiones Nelson Valente, el director de la obra.

Irene y Jaime son los padres de Miguel, un pequeño que sufre acoso escolar y que tampoco logra obtener en su familia la contención necesaria para afrontar lo que le ocurre a diario en la escuela.

“Todo está contando de una manera interesante, desde los vínculos de pareja y desde ese mundo ideal que va desapareciendo, como cuando los padres vienen de las primeras reunidos en la escuela. En la obra aparece una foto del chico que va modificando a lo largo del espectáculo”, acota el director.

La dramaturgia original del español Paco Bezerra fue adaptada por Ignacio Gómez Bustamante y fue “sutilmente argentinizada”, sin dar referencias locales a esta problemática de tintes ecuménicos generando la identificación inmediata con el espectador.

“Las escenas son tan fuertes que es imposible no conmoverse. Todos participamos del bullying alguna vez, practicándolo, siendo víctimas o como espectadores. Yo iba a la Primaria en la época de la dictadura y ya había 120 casos por día, yo no quería ir a la escuela, era algo que ya existía, era algo no tenía nombre, pero que estaba explotando”, agrega el director.

Nelson Valente es actor, director, dramaturgo y docente de teatro. Actualmente tiene en cartel a “El Declive” y a “El loco y la camisa”, dos obras en las que se destaca como dramaturgo y director y tienen en común un filoso abordaje sobre los vínculos familiares.

Para el director, su primera función fue “administrar” las emociones en los ensayos iniciales por la crudeza del texto que abordaron Alejandro Awada y Melina Petriella. “Fue difícil no conmoverse, tratamos de aflojar un poco en los primeros ensayos y que no explotara el sentimiento”, cierra.

“El pequeño poni” puede verse los sábados a las 22 y los domingos a las 18 en el Teatro Picadero, ubicado en Pasaje Santos Discepolo 1857, en el Centro porteño.

 

Share Button