Share Button

Este unipersonal, la ópera prima de María Lucila Quarleri, protagonizada por Maia Lancioni, se presenta en el Espacio Teatral La Gloria.

El unipersonal “Esa niña”, la ópera prima de María Lucila Quarleri protagonizada por Maia Lancioni, está basada en los textos “Flores amarillas”, de Julio Cortázar, y “Esa mujer”, de Rodolfo Walsh y apunta a analizar ciertas figuras emblemáticas de la realidad argentina.

La obra sale a escena los domingos a las 20 en el Espacio Teatral La Gloria, Yatay 890, en el barrio porteño de Almagro.

La mujer ve a una niña por primera vez en un colectivo que viaja hacia Los Toldos. Se la figura como “inmortal”: El cuerpo de la niña, protagonista en su carácter alusivo en la obra, estalla de sentido. Esa niña que la mujer cree encontrar en el colectivo, podría ser Eva Perón de pequeña o podría ser cualquier pequeña que re?eja otro tipo de mujer; distinta a la protagonista. Una ?gura humana que también genera en “Esa Mujer” una admiración, su deseo de ser ella y su disgusto por todo lo que ella signi?ca.

LEA TAMBIÉN: 

“Como una estrella apagada”, de Victoria Sarchi, en el Teatro del Pueblo

En ese crisol de contradicciones se con?gura el personaje de la ujer y su discurso completamente “anti” feminista. Un discurso en donde la mujer sólo puede “tener” o “poseer”, pero no “ser”. Mucho menos liderar.

Sin embargo algo en el transcurso de la obra habla, a la vez, de una necesidad truncada de liberación, una rebeldía femenina que acalla; porque en primera instancia, existe y se retuerce en su interior.

“Esa niña” tiene luces de Lucia Feijoó, fotografía de Hersilia Álvarez, diseño gráfico de Estefanía Borges, supervisión de dramaturgia de Maruja Bustamante, Camila Mansilla, Eugenia Pérez Tomas y producción de Marina Kryzczuk con la colaboración de Natalia Carmen Casielles.

 

Share Button