Share Button

La acción transcurre en el dormitorio que antes fuera del matrimonio: un papel tapiz raído y sucio, objetos que caen por su cuenta.

“Todo lo que nadie ve”, con dirección y dramaturgia de Javier Rodríguez Cano y con Julián Fuentes y Lourdes Invierno, sale a escena los viernes a las 21 en Vera Vera Teatro, ubicado en Vera 108.

En algún momento el hijo aprendió que el dolor se paga con la enfermedad y la enfermedad con el aislamiento y desde entonces mantiene a su madre alejada de la realidad. Él cree que eso es lo mejor para ella. Ella, en cambio, pugna, sin fuerzas pero con insistencia, por salir.

La acción transcurre en el dormitorio que antes fuera del matrimonio: un papel tapiz raído y sucio, objetos que caen por su cuenta, paredes que truenan por dentro y una grieta que da cuenta de un derrumbe inminente. Algo se desmorona.

“La obra está inspirada en el relato de la escritora norteamericana Charlotte Perkins Gilman (1860-1935), El empapelado amarillo, considerado uno de los primeros manifiestos feministas en contra del maltrato hacia la mujer. Es mi primera obra. Escribí sobre una experiencia personal, sin ser necesariamente una autobiografía; con muchas dudas y con pudor pero con una sola certidumbre: contando este pequeño universo puedo hablar de otros más grandes”, sostiene el director.

Javier Rodríguez Cano es actor, director y docente.  “Todo lo que nadie ve” es su primera obra escrita.

Desde hace más de 25 años desarrolla su carrera, sobre todo en el campo teatral. Trabajó bajo la dirección de Rubén Szuchmacher, Pablo Messiez, Andrea Garrote, Mariana Chaud, Manuel Iedvabni, Carolina Adamovsky, Guillermo Arengo, Daniel Veronese, Viviana Tellas y Guillermo Cacace, entre otros.

En este momento se encuentra en gira con la obra “Jettatore!”, de Gregorio de Laferrere bajo la dirección de Mariana Chaud y el auspicio del INT.

Share Button