Share Button

La obra se trata de una comedia negra basada en relatos del libro homónimo del escritor polaco/argentino Witold Gombrowicz.

“Bacacay. Un crimen premeditado”, una comedia negra basada en relatos del libro “Bacacay” del escritor polaco/argentino Witold Gombrowicz, con dramaturgia de Adrián Blanco y Mario Frías, sale a escena los viernes a las 20,30, desde el 27 de abril, en  El Portón de Sánchez, ubicado en Sánchez de Bustamante 1034

Con dirección de Adrián Blanco, el elenco lo completan Fito Yanelli, Mario Frías, Gabriela Ramos, Eva Matarazzo, Julieta Raponi y Ariel Hall.

“Memorias del tiempo de la inmadurez”, fue el primer libro de cuentos de Witold Gombrowicz, que luego se publicó en castellano con el nombre de “Bacacay”, en homenaje a una calle del barrio de Flores.

La columna vertebral de la obra está basada en uno de los cuentos de dicho libro (“Crimen premeditado”), el cual se fue hilvanando, en el proceso dramatúrgico, con materiales incluidos en otros relatos de “Bacacay”. La inmadurez, lo bajo, lo imperfecto, son lo conceptual en Gombrowicz y es la brújula creativa de “¡¡¡Bacacay!!! Un crimen premeditado”.

“Trabajar con Gombrowicz siempre implica para mí un lindo desafío. He dirigido cuatro espectáculos de su autoría y el Teatro Nacional Cervantes albergó (en los años 2009-2010) mi versión de “Trans-Atlántico”. Es de un gran placer seguir investigando sobre las posibilidades estéticas y teatrales que nos brinda éste autor, con un grupo de actores con quienes comparto un código en común y una ética de trabajo”, declara Adrián Blanco

LEA TAMBIÉN: 

“El uno sin el otro”, de Omar Aita, abre la temporada del Espacio Disparate

En las escenas, el Juez de Instrucción H, presenta a la audiencia uno de sus casos más insospechados. Este se dirige a visitar al señor X con el propósito de ayudarle a resolver algunos problemas referentes a sus propiedades.

A su llegada, se entera que el señor X ha muerto la noche anterior. Decide quedarse en la casa de su difunto amigo, quien ha fallecido de muerte natural, confirmado por su familia y el personal de servicio.

No obstante, el Juez de Instrucción H está convencido, aunque sin pruebas a la vista, de que su familia se comporta como si lo hubiese asesinado. Siguiendo este criterio, no parará hasta lograr develar el enigma.

 

Share Button