Share Button

Con dirección de María Esther Fernández y protagonizada por Mónica Villa, esta puesta se mete presencia y participación de la mujer en la conquista Española  en América.

Dentro del ciclo “Redonda independiente”, que cada mes programa una obra de teatro off diferente en el Centro Cultural 25 de Mayo, se estrena “Isabel de Guevara. La carta silenciada”, de Alicia Muñoz, con dirección de María Esther Fernández y protagonizada por Mónica Villa.

Esta puesta saldrá a escena los sábados a las 20,30, a partir del 2 de junio, en el espacio ubicado en la Avenida Triunvirato 4444, en el barrio porteño de Villa Urquiza.

Por primera vez en nuestro teatro, se toca el tema de la presencia y participación de la mujer en la épica de la conquista Española  en América, un tema poco estudiado y mucho menos conocido.

La obra intenta recuperar el motor y el gesto – impensado para la época– de Isabel de Guevara,  al escribirle una carta a la reina Juana de España, en 1556, solicitando que se atiendan sus derechos y exigiendo justicia en nombre de los servicios prestados a España y a Su Majestad.

 La participación activa de la mujer en la conformación del Nuevo Mundo es un tema soslayado. Esta participación fue tan temprana como creciente.

La población femenina en el primer cuarto del Siglo XVI constituyó casi una tercera parte delos pasajeros embarcados con destino a América.

LEA TAMBIÉN: 

“Nada del Amor me produce envidia”, un melodrama musical con Silvia Merlino

¿Quiénes y cuántas eran? ¿De dónde eran y a dónde llegaron? Sus datos son difíciles de recabar ya que como no eran contratadas a sueldo, no figuran en los registros de cuentas.

Aún así, investigadores españoles y latinoamericanos comprobaron, sin considerar a las viajeras clandestinas, la existencia de 13.218 pasajeras entre 1509 y 1607, ya que requerían licencia de la corona todas las solteras, las religiosas, las extranjeras, las esposas, hijas y criadas de gitanos, las hijas y nueras de virreyes, las hijas y nietas de procesados por la Inquisición, y los cristianos nuevos de ambos sexos.

La mujer ocupó puestos destacados en la conquista de América, fue pionera en el ámbito socio-económico y determinante en el asentamiento y el proceso de consolidación cultural de la naciente sociedad hispanoamericana.

Share Button