Share Button

Basado en el libro de viaje del artista, muestra como en 1891 desea encontrar su pintura, libre, salvaje, lejos de los códigos morales, políticos y estéticos europeos.

“Gauguin: viaje a Tahití”, de Edouard Deluc, se centra en  Paul Gauguin, cuando se exilia en Tahití, donde desea encontrar su pintura, libre, salvaje, lejos de los códigos morales, políticos y estéticos europeos, en una adaptación libre de “Noa Noa”, el libro de viaje que escribió el artista.

Paul Gauguin se siente sofocado por la atmósfera imperante en París en el año 1891. A su alrededor, todo es tan artificial y convencional: necesita autenticidad para renovar su arte.

Al no poder convencer a su esposa Mette y sus cinco hijos de que lo siguieran a Paradise Lost, se dirige solo a Tahití. Una vez allí, decide instalarse en Mataiera, un pueblo lejos de Papeete, instalándose en una choza de fabricación propia.

Pronto comienza a trabajar apasionadamente, pintando y tallando en un estilo cercano al arte primitivo específico de la isla.

Durante su estadía de dos años, el artista experimentará pobreza, problemas cardíacos y otros disgustos, pero también felicidad en los brazos de Tehura, una bella joven nativa.

LEA TAMBIÉN: 

Arranca el Festival de Cine inusual de Buenos Aires

El elenco lo completan Vincent Cassel,  Pua-Taï Hikutini, Tuhei Adams, Malik Zidi,  Ian McCamy  y Pernille Bergendorff.

“Gauguin: viaje a Tahití” es el segundo largometraje de Edouard Deluc (el primero fue “Voyage, voyage”, en coproducción con la Argentina) con guión propio y de Etienne Comar, Sarah Kaminsky y Thomas Lilty, con fotografía de Pierre Cottereau y música de Warren Ellis, y trabajos de Vincent Cassel, Malik Zidi e Ian McAmy.

El tráiler: 

Share Button