Share Button

Ubicada en algún momento de los ’70, “Canciones para ojos cerrados” narra el vínculo entre dos docentes, enfrascadas en su pequeño mundo, y un alumno de Quinto año.

ojos

“Canciones para ojos cerrados”, de Juan Ignacio Crespo, que relata la relación enfermiza entre dos maestras, sale a escena los viernes a las 22.30 en el teatro porteño La tertulia.

La obra tiene como escenario imaginario a localidad de Paso de los Santos. Allí, en una escuela, en algún momento de los ’70, Elena y Carmen, son profesoras. La primera está montando la obra de fin de año, una adaptación teatral, de calidad dudosa llamada “Hamlet de las Pampas” con los chicos de Quinto año. Allí se da cuenta que un alumno, Bruno Gálvez, simplemente le gusta, aunque tenga 17 años le gusta.

La otra, Carmen, es una solterona que se la da bien quedarse en su cuarto con sus cuadernillos de tablaturas entonando canciones populares de esos años. Prefiere los grupos con cierto contenido social.

Ellas enfrascadas en su pequeño mundo ni se enteran de lo que pasa en el país. Salvo que una de ellas, de casualidad vio un tren que circula por unas vías que no se usaban más; un tren que lleva como unas bolsas como unos cajones.

La relación triádica que se gesta entre Soledad Cicchilli, Julián Blutman y Ema Visini en la obra escrita y dirigida por Crespo, ofrece funciones todos los viernes en Gallo 826 del barrio porteño de Almagro.

Share Button