Share Button

El fallecido autor uruguayo escribió escuetas semblanzas de una serie de personajes femeninos, como Rosa Luxemburgo, Juana de Arco, Frida Kalho o Josephine Baker.

A menos de un mes del fallecimiento de Eduardo Galeano, llega a las librerías «Mujeres», un libro en el que el autor uruguayo escribió escuetas semblanzas de una serie de personajes femeninos que lo deslumbraron por su determinación, desobediencia constante y fragilidad, como Rosa Luxemburgo, Eva Perón, Marilyn Monroe y Rita Hayworth, entre otras.

El escritor cuenta la intensidad de personajes femeninos atravesados por el peso de una causa, como Juana de Arco, Rigoberta Menchú, o las Madres de Plaza de Mayo, así como por su belleza o talento, como Frida Kalho, Alfonsina Storni, Camille Claudel o Josephine Baker.

Los relatos del autor de «Las venas abiertas de América Latina», que murió el pasado 13 de abril, también se refieren a hazañas colectivas de mujeres anónimas, como las que lucharon en la Comuna de París, las que llenan con sus cantos los templos africanos de Bahía, las que –en un prostíbulo de la Patagonia argentina– se negaron a atender a los soldados que habían reprimido a los obreros.

Como el personaje que abre el libro, la Sherezade de «Las mil y una noches» que le cuenta historias al rey para que no la mate, Galeano entrega en cada relato su maestría de narrador oral y de artesano del lenguaje, para conjurar el olvido pero también para celebrar la experiencia de las que nunca se resignan.

Un extracto de “Mujeres”

Marilyn

Como Rita, esta muchacha ha sido corregida. Tenía párpados gordos y papada, nariz de punta redonda y demasiada dentadura: Hollywood le cortó grasa, le suprimió cartílagos, le limó los dientes y convirtió su pelo castaño y bobo en un oleaje de oro fulgurante. Después los técnicos la bautizaron Marilyn Monroe y le inventaron una patética historia de infancia para contar a los periodistas.

La nueva Venus fabricada en Hollywood ya no necesita meterse en cama ajena en busca de contratos para papeles de segunda en películas de tercera. Ya no vive de salchichas y café, ni pasa frío en invierno. Ahora es una estrella, o sea: una personita enmascarada que quisiera recordar, pero no puede, cierto momento en que simplemente quiso ser salvada de la soledad.

Visits: 241
Share Button