Share Button

El enigmático artista británico le enviará parte del sombrío parque que montó en Weston-super-Mare a un campo de refugiados en un puerto de Francia.

Banksy, el misterioso artista callejero del que aún se desconoce su verdadera identidad, quiere reciclar el material de su antiparque de atracciones «Dismaland» -una parodia a gran escala de Disneyland-, para ser utilizado en un campo de refugiados cerca del puerto de Calais, en Francia

«Próximamente… Dismaland Calais», fue el mensaje que escribió en la página web del sombrío parque, que cerró sus puertas, tras cinco semanas de estar abierto al público en la localidad costera británica de Weston-super-Mare, cerca de Bristol.

«Todas las vigas y elementos fijos de Dismaland serán enviados al campo de refugiados ‘la jungla’, cerca de Calais, para construir refugios para unas 5.000 personas», informó el artista.

En su instalación se podía visitar un castillo de cuento quemado, así­ como decenas de obras no solo de Bansky sino de otros artistas, y por las noches se programaron eventos con DJs y conciertos con diferentes grupos, entre ellos la banda de rock Pussy Riot, que sufrió la censura rusa.

Banksy es un enigmático grafitero inglés, cuya identidad aún es un enigma, aunque se cree que se trata de un treintañero de Bristol, alto, delgado y rubio, antiguo aprendiz de carnicero y cuyo nombre real podría ser Robert Banks.

Visits: 119
Share Button