Share Button

Por Edgardo Solano

El 25 de marzo de 1977 un grupo de tareas baleaba y secuestraba a este escritor, luego de que la publicación de su “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”.

El 24 de marzo de 1977, al cumplirse el primer aniversario del golpe militar, Rodolfo Walsh terminó su última obra, la “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, en la que denunciaba tanto los crímenes de secuestro y desaparición de personas y también las graves consecuencias de las medidas aplicadas por José Alfredo Martínez de Hoz, por entonces Ministro de Economía de Jorge Rafael Videla.

Sólo un día después, se produjo su desaparición en el cruce de las Avenidas San Juan y Entre Ríos, en el barrio de San Cristóbal, cuando lo interceptó un Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada.

En aquella jornada, ocurrida hace exactamente 40 años, el escritor bajó de un auto en una intersección concurrida de la Ciudad de Buenos Aires y le dieron la orden de entregarse, pero Walsh se resistió, sacó un arma de que llevaba consigo y abrió fuego sobre ellos.

En su resistencia, logró herir a uno de los atacantes, pero fue acribillado por una ráfaga de FAL y herido de muerte. Estando herido y moribundo, fue subido al auto de sus atacantes y secuestrado, mientras que hay testimonios de sobrevivientes que señalaron haber visto el cuerpo sin vida de Walsh en la ESMA, pero no hay información exacta del paradero de sus restos hasta la fecha, formando parte de la nómina de detenidos desaparecidos.

“Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles”, había escrito Walsh en el tramo final de su “Carta”.

Por esos días, Walsh residía en la localidad de San Vicente, junto Lilia Ferreyra, su última pareja. El escritor escogió este lugar en el interior bonaerense, junto a la laguna, luego que su casa de Tigre fuera allanada por fuerzas militares.

Portador de sangre irlandesa, Rodolfo Walsh había nacido en 1927 en la patagónica provincia de Río Negro y se radicó en Buenos Aires en su adolescencia. Ingresó en la Universidad Nacional de La Plata, mientras se ganaba la vida en diversos oficios y comenzaba a hacer sus primeras armas en el periodismo y en el mundo literario.

En su amplia labor periodística, fue colaborador de las revistas Leoplán, Vea y Lea, Panorama, Primera Plana, Semanario Villero, de las editoriales Hachette y de los periódicos Mayoría y Noticias. Creó y dirigió el semanario CGT y participó de la gestación y de los primeros pasos de la agencia cubana Prensa Latina, mientras que también creó ANCLA (Agencia de Noticias Clandestina) y la Cadena Informativa, en medio de la censura.

Este escritor, traductor, periodista, intelectual y militante fue autor de la emblemática investigación “Operación Masacre”, considerada la primera obra de no ficción -de la que este año se cumplen 60 años de su publicación-, donde narra a la manera de una novela policial los fusilamientos ilegales de un grupo de prisioneros peronistas el 9 de junio de 1956 en José León Suárez por parte de la Revolución Libertadora.

Homenajean a Rodolfo Walsh por los 60 años de “Operación Masacre”

Este libro es el predecesor en su género a “A sangre fría”, la novela del periodista y escritor estadounidense Truman Capote, que fue comenzada en 1959 y finalmente publicada en 1966.

La génesis de “Operación Masacre” comenzó se produjo en 1956 con un levantamiento militar contra el gobierno de facto. El levantamiento fue reprimido y durante la madrugada entre el 9 y el 10 de junio nueve civiles fueron detenidos y fusilados en un basural de José León Suárez .

El escritor fue testigo del levantamiento y los combates callejeros en La Plata, donde residía por entonces. Meses después, en un bar que frecuentaba, un desconocido se le acercó y le dio el dato clave con que con el que comenzaría la investigación: “Hay un fusilado que vive”. 

Con su sagacidad investigativa, logró identificar al sobreviviente como Juan Carlos Livraga, al que entrevistó, y por quien pudo saber que había también otros sobrevivientes. Los meses siguientes fueron de un arduo trabajo, interrogando a conocidos, vecinos y sobrevivientes hasta terminar el libro.

En esa misma línea escribió “¿Quién mató a Rosendo?” una investigación sobre el asesinato del dirigente sindical Rosendo García, y “El caso Satanovsky”. También son parte de su obra “Diez cuentos policiales”, “Variaciones en rojo”, “Los oficios terrestres” y “Un kilo de oro”, entre otros títulos.

 

Share Button