Share Button

El 21 de septiembre de 1987, y con sólo 35 años, fallecía este genial músico que revolucionó el sonido de su instrumento  y de la escena del jazz rock.

“Soy el mejor bajista del mundo”, así y sin falsa modestia se describía y se presentaba Jaco Pastorius desde su más tierna edad y sostuvo esta pretenciosa afirmación para postularse para conseguir ingresar a una banda emblemática.

Este genial instrumentista, que está en el Olimpo de los bajistas, haya sido o no el mejor en lo suyo, fallecía hace 30 años y con sólo 35 años, el 21 de septiembre de 1987, luego de una agonía de 10 días fruto de la golpes que le propinó uno de los encargados de seguridad de de un club nocturno, en la ciudad estadounidense de Fort Lauderdale.

Este futuro revolucionario del sonido del bajo eléctrico, hijo de un baterista y cantante de orquesta, nació en 1951 en Pensilvania como John Francis Anthony Pastorius III. De muy chico su familia se trasladó a la península de Florida, donde comenzó a seguir los pasos musicales de su padre y desde temprana edad integró diversas bandas escolares, en las cuales se destacaba como baterista.

Durante su adolescencia sufrió un golpe haciendo deportes que le provocó una lesión en la muñeca que le iba a impedir tocar la batería. Jaco decidió entonces intercambiar los roles con el bajista de la banda en la que tocaba, llamada Las Olas Brass y aprendió el repertorio completo de la banda para su nuevo instrumento en tan sólo una semana.

En 1974 comenzó a hacerse más reconocido cuando graba el disco “Bright Size Life” acompañando al guitarrista Pat Metheny, y permanece algún tiempo como bajista del grupo Blood, Sweat & Tears.

Sólo un par de años después, grababa su primer disco solista, titulado “Jaco”, que despertó elogios por doquier de la crítica y de sus colegas. Este trabajo le llevó rápidamente a la crema del jazz y en este álbum ya mostraba sus credenciales como compositor y como un revolucionario del bajo.

A pesar de ser autodidactica, Jaco puso patas para arriba a la forma de tocar el bajo eléctrico, cuyo papel hasta ese momento era meramente de acompañamiento y permanecía en un segundo plano dentro de las bandas de rock, de jazz y de otros estilos.

Jaco le sacó el jugo al máximo al sonido del bajo  y lo llevó a los primeros planos, mostrando que también podía ser un instrumento enormemente expresivo y  capaz de interpretar la melodía principal y realizar solos, a la par de otros instrumentos.

En otra de sus aventuras, Pastorius le sacó los trastes a su bajo Fender Jazz Bass modelo de 1954, transformándolo en un fretless, hasta el momento poco conocido y utilizado, cuya sonoridad y técnica son más similares a las del contrabajo. Luego Fender comenzó a fabricar este tipo de bajos.

LEA TAMBIÉN: 

Cincuenta años sin John Coltrane

Jaco era fan  del grupo de jazz rock Weather Report, y le insistió al líder de dicho grupo, Joe Zawinul para que le diera el puesto de bajista en la banda, con el argumento de que él era “El mejor bajista del mundo”. Finalmente Pastorius logró que escuchara una cinta con su música y  Zawinul quedó muy impresionado sobre todo por el particular sonido de Pastorius.

Al poco tiempo, el bajista de Weather Report de aquel momento, Alphonso Johnson, abandonó la banda y Zawinul le ofreció instantáneamente a Pastorius reemplazarlo. Jaco tocó con Weather Report desde 1976 hasta 1981, probablemente la mejor época de la legendaria banda.

Luego de dejar Weather Report, Jaco formó su propia banda, Word Of Mouth, con la cual también grabó varios discos y realizó numerosas giras hasta el año 1984.

A partir de mediados de la década de los ‘80, Jaco comenzó a sufrir las primeras manifestaciones de trastornos mentales, y se le diagnostica como maníaco depresivo. A pesar de que su familia intentó internarlo para tratar sus problemas mentales, se rehusó a seguir con el tratamiento cuando descubrió que la medicación que tomaba le producía entumecimiento en los músculos que le impedían tocar el bajo.

Los últimos años mostraron al genial artista viviendo prácticamente como un vagabundo, meintras imploraba para que lo contrataran. También quedó en medio de peleas en sus intentos por ingresar a conciertos a los que no había sido convocado.

En una de sus andanzas,  el 11 de septiembre de 1986, luego de un intento fallido de subir a tocar en un concierto de Santana, Jaco fue derecho a un club nocturno en donde se le negó el ingreso. Allí fue duramente golpeado por Luc Havan, el patovica del lugar. Falleció 10 días después a causa de esos golpes.

Con un tendal de anécdotas y con una pose rockera, admirador del jazz y también de Jimi Hendrix, dejó para la posteridad una veintena de discos, tantos solistas como con otros músicos, donde revolucionó el sonido del bajo y se convirtió en una influencia de varias generaciones de bajistas.

Jaco en tiempos de Weather Report

Share Button