Share Button

La obra de Pedro Gundensen trata sobre líderes siniestros y dos hermanas aisladas y en peligro en el subsuelo de un enorme edificio estatal.

Luego de seis años de su última puesta, el director Rubens Correa regresa al teatro con “Las probadoras”, de Pedro Gundensen, los sábados a las 21 en el Teatro del Pueblo, ubicado en Roque Sáenz Peña 943.

La obra trata sobre líderes siniestros y dos hermanas aisladas y en peligro. El líder desconfía de todos. La revolución está creciendo en las calles.

Nora y Margot son dos hermanas aisladas en el subsuelo de un enorme edificio estatal. Han sido reclutadas con un objetivo claro: probar alimentos para revelar, a través de sus propios cuerpos, si alguno de los platos fue envenenado. Detrás de un vidrio espejado las vigilan. Cada bocado, cada movimiento.

LEA TAMBIÉN:

Una nueva versión de “El nombre”, de Griselda Gambaro, en El Camarín de las Musas

Estar encerrado deja secuelas. Un intervalo entre el espanto a perderlo todo y la ansiedad por regresar a la vida ¿Podrán las probadoras sobrevivir a ese universo gris donde el poder atraviesa cada fragmento?

“Volver al terreno de la dirección teatral es, ante todo, volver a mí -dice Correa-. Esta pieza habla del sometimiento de dos mujeres frente a un poder que lo abarca todo; me gusta mucho que sean dos hermanas, cada una exacerbada las dos partes fundamentales de la condición humana: la pulsión de vida y la de muerte y que cada espectador disponga preguntas sobre el mundo que construimos todos los días”, dice el director.

Actúan Alejandra Hollender, Romina Moretto y Fidel Vitale, con asistencia de dirección de Melania Barreiros, escenografía de Natalia Byrne y Aureliano Gentile con realización de Omar Enriquez.

El vestuario es de Daira Gentile, luces de Leandra Rodriguez, música original y efectos sonoros de Mariano Cossa y producción general de Cooperativa Las Probadoras.

Share Button