Share Button

El film de Patricio Guzmán podrá verse en tres partes, en el marco de la muestra “Insurgencias 68”, organizada por la Biblioteca Nacional.

A 45 años del golpe de Estado, se proyecta en tres partes “La batalla de Chile: la lucha de un pueblo sin armas”, de Patricio Guzmán, en el marco de la muestra “Insurgencias 68”, organizada por la Biblioteca Nacional.

Las proyecciones serán en tres sábados, a partir del 15 de septiembre, a las 17 en el Museo del Libro y de la Lengua, ubicado en la Avenida Las Heras 2555, con entrada gratuita.

“La batalla de Chile” es un testimonio de la efervescencia social y política vivida durante el gobierno de la Unidad Popular (1970-1973).

Filmado mientras sucedían los hechos, el documental registra en tiempo presente el proceso revolucionario, a través de la alegría y del poder popular en las calles, el interior de las fábricas, en las asambleas campesinas y en las poblaciones.

Las estrategias de la burguesía chilena y el imperialismo estadounidense para desestabilizar y finalmente destituir al gobierno popular confrontaron con la organización de un pueblo sin armas.

15 de septiembre. Primera parte: La insurreción de la burguesía (1975)

Salvador Allende pone en marcha un programa de transformaciones sociales y políticas para modernizar el Estado y frenar la pobreza. Desde el primer día los sectores chilenos más conservadores organizan contra él una serie de huelgas salvajes.

La Casa Blanca lo asfixia económicamente y la oposición parlamentaria rechaza la mayoría sus proyectos de ley. A pesar del boicot económico y el bloqueo del congreso los partidos que apoyan a Allende obtienen un resultado sorprendente en marzo de 1973: el 43,4 por ciento de los votos fueron para la izquierda. A partir de ese momento los adversarios de la Unidad Popular comprenden que los mecanismos legales ya no les sirven. De ahora en adelante su estrategia será la del golpe de Estado.

La primera parte de “La batalla de Chile” narra la insurrección de masas de la burguesía así como la respuesta del gobierno y sus seguidores.

LEA TAMBIÉN: 

Un archivo digital conmemora los 50 años del movimiento estudiantil mexicano

22 de septiembre. Segunda parte: El golpe de Estado (1976)

Entre marzo y septiembre de 1973 la izquierda y la derecha se enfrentan en todas partes: en la calle, los tribunales, las universidades, el parlamento y los medios de comunicación. El gobierno de Nixon financia las huelgas principales (la gran huelga del cobre, la huelga del transporte, la huelga de los pequeños comerciantes) a la vez que fomenta el caos social indispensable para justificar un golpe de Estado.

Allende intenta llegar a un acuerdo con las fuerzas del centro político –la Democracia Cristiana–, sin conseguirlo. Las contradicciones de la izquierda aumentan la parálisis. Los militares empiezan a conspirar en Valparaíso. Un amplio sector de la clase media apoya la “desobediencia” y alienta la guerra civil. Los militares inician el registro sistemático de fábricas en busca de armas (que no encuentran).

Ochocientas mil personas desfilan ante Allende durante el tercer aniversario de su gobierno (el 4 de septiembre). Siete días más tarde Pinochet bombardea el palacio de La Moneda con el presidente adentro (el 11 de septiembre).

29 de septiembre. Tercera parte: El poder popular (1979)

Al margen de los grandes acontecimientos que narran los films precedentes, ocurren también otros fenómenos originales, a veces efímeros, incompletos, que recoge la tercera parte de esta película.

Numerosos sectores de la población y en particular las capas populares, organizan y ponen en marcha una serie de acciones colectivas: almacenes comunitarios, cordones industriales y comités campesinos, con la intención de neutralizar el caos y apoyar a Allende. Estas instituciones, en su mayoría espontáneas, representan un “estado” dentro del Estado.

 

Share Button