Share Button

Con dirección de Leticia Tómaz, en esta puesta en escena los empleados de una oficina compiten por un puesto gerencial vacante.

 

“Piso 35”, con dramaturgia Analía V. Mayta y dirección de Leticia Tómaz, se presenta los viernes 23, a partir del 8 de febrero, en Belisario Club de Cultura, ubicado en la Avenida  Corrientes 1624.

En la oficina del piso 35, los empleados compiten por un puesto gerencial vacante. En la carrera por ascender, la nada y el absurdo forman parte de ella.

“Piso 35” se presenta como un absurdo, aquél que resulta de poner en escena una realidad cotidiana que se nos vuelve ridícula a la vez: el afán desmedido y mecánico de realizar un trabajo que nos seduce con la promesa de subir un peldaño más de una escalera que no conduce a ningún lugar. La necesidad de llenar el vacío con algún tipo de sentido que, al final, no llegamos a comprender.

El elenco lo completan Analía Mayta como “Szokolofsky”, Ezequiel Olazar como “Piccolinni”, María Ema Mirés  como “Taborda”, Federico Torres como “Ramírez” y Daniel Grbec como  “Rogelio”.

LEA TAMBIÉN:

“El loco y la camisa”, de Nelson Valente, regresa al Picadero

“Piso 35” propone un universo signado por el sin sentido, la virtualidad, la competencia, y el excéntrico brillo de personajes que buscan llenar el vacío de su minúscula existencia. El sujeto se vuelve objeto, máquina de producir, prescindible, reemplazable.

Los actores construyen con humor al empleado promedio, con actuaciones altamente caracterizadas, con una fuerte composición física, rítmica y sonora. La estética del comic o pop-art inspira vestuarios, maquillaje, y peinados, contenidos por un espacio “en blanco” que se transforma a cada momento, materializando la virtualidad de esta era pos-moderna.

“Piso 35” deja en evidencia el absurdo de la existencia del ser posmoderno, generando risa al mismo tiempo que deja una sensación de que toda esa locura no difiere mucho del vacío que atraviesa a diario nuestra propia realidad.

Share Button